Todo listo en Cuba para diálogo con EE.UU.

LA HABANA (EFE). Cuba está lista para recibir el miércoles a la delegación estadounidense de más alto rango que visita la isla desde hace décadas, unos encuentros que servirán para trazar la agenda que guiará la normalización de sus relaciones, con la apertura de embajadas como uno de los asuntos prioritarios.
La maquinaria diplomática de ambos países está en marcha para iniciar las negociaciones que encabezarán dos mujeres: por el lado cubano, la directora general de EE UU del Ministerio de Relaciones Exteriores, Josefina Vidal; y por el norteamericano la secretaria de Estado de EE UU para Latinoamérica, Roberta Jacobson.
Las conversaciones, que se prolongarán dos días, se centrarán la jornada del miércoles en el diálogo migratorio, una cita que ya estaba prevista desde hacía meses; mientras que el jueves abordarán asuntos relacionados con el reinicio de los lazos diplomáticos, rotos en 1961.
Uno de los temas centrales de estas conversaciones será la reapertura de legaciones, «las cuestiones técnicas y logísticas para iniciar las operaciones de la embajada, su personal y la tramitación de visados», señala hoy una nota del Departamento de Estado sobre la visita de Jacobson, que llegará a la isla a medio día.
Todo-listo-en-Cuba-para-dialogo-con-EE.UU.2Concretamente, en esta discusión Estados Unidos quiere tratar la eliminación de los límites al personal diplomático estadounidense, las restricciones al movimiento de miembros de la misión y las dificultades para recibir envíos del exterior, adelantaron el pasado lunes funcionarios del Departamento de Estado.
El actual edificio de la Sección de Intereses de EE UU en La Habana albergará la futura embajada, una construcción de seis pisos inaugurada en 1953, custodiada por policías cubanos e instalada oficialmente en «territorio suizo», pero a 150 kilómetros de las costas de Florida (EE UU).
En el edificio, cerrado en 1961 con la ruptura de relaciones diplomáticas entre ambos países y reabierto en 1977 cuando decidieron crear sus respectivas secciones de intereses, trabajan unas 360 personas, tanto estadounidenses como cubanas, que se ocupan fundamentalmente de labores consulares.
Jacobson, que permanecerá en Cuba hasta el sábado, ha delegado en su número dos, Edward Alex Lee, el diálogo migratorio; que hasta el momento era el principal foro bilateral de contactos entre ambos países.