Un cobro de peaje que causa reacción

Por Mario  E. Fumero
El alcalde de San Pedro Sula, junto a una mayoría de la Corporación Municipal, aprobó un incremento del 100% al peaje para entrar a la ciudad, con el fin de poder reparar las calles y avenidas de una ciudad despedaza en su sistema vial por un descuido que data de más de 10 años. Frente a este hecho, la gran mayoría de los habitantes de esta ciudad han mostrado su malestar, y han adoptado formas lógicas y pacíficas de protestar,  descendiendo la popularidad del alcalde a su nivel más bajo después de las elecciones.
Como una forma de protesta contra la brutal subida del peaje, la gente reaccionó irrespetando al alcalde. En un evento deportivo realizado en el estadio, y cuando el alcalde fue a hacer uso de la palabra, los presentes le abuchearon, y no se le permitió hablar, algo irreverente ante una autoridad municipal. Por otro lado, los que usan el peaje, en señal de protesta, entregan el pago del mismo en monedas, lo que producía un colapso del tránsito, y un dolor de cabeza para  los cobradores. Imagínense, contar L.12,00 en monedas de 10, 20 y 50 céntimos.
Todos sabemos que la municipalidad de San Pedro Sula confronta un déficit desde hace más de 10 años, debido a la corrupción existente, y que la ciudad ha descendido en su infraestructura a niveles catastróficos, pues las calles están deterioradas en su mayoría, y la municipalidad necesita recursos frescos para renovar las calles y avenidas de la ciudad.
El problema no está en el cobro, sino en la forma en que el mismo se aprobó y ejecutó. Hubiera sido sabio socializar el aumento, y haberlo hecho de forma escalonada. Quizás debería haber subido 2 lempiras primero, y al cabo de los meses, cuando emprendieran obras visibles, subir dos más,  hasta llegar al 100% del peaje. Es triste que queriendo hacer un bien, se produzca un descontento generalizado, por usar una estrategia incoherente con la realidad económica del país. Recordemos que los cobros exagerados y de golpe, siempre producen reacciones negativas.
Espero que el alcalde y los ediles de la municipalidad de San Pedro Sula recapaciten y adopten una subida progresiva, y que sean las obras las que justifiquen el aumento. Recomiendo al honorable señor alcalde, que reflexione y reconsidere sus decisiones, para evitar protestas, y le recomiendo a la ciudadanía que respeten a las autoridades, como ordena la palabra de Dios, y mediante el diálogo busquen resolver los descontentos existentes.
Email [email protected]
www.contralaapostasia.com