Se crearon condiciones para un despegue, pero aún falta más

Además de ciertos algunos logros en materias de seguridad y relaciones exteriores, analistas consideran que del primer año de gobierno del Presidente Juan Orlando Hernández se desprenden avances en materia económica como la estabilización de las finanzas públicas, que generaron confianza para la firma del acuerdo con el Fondo Monetario Internacional (FMI).
Hernández y su Gabinete Económico encontraron las cuentas estatales con un déficit fiscal cercano al 7.9 por ciento, en relación al Producto Interno Bruto (PIB), y 12 meses después habría bajado a menos del cinco por ciento, según datos de la Secretaría de Finanzas (Sefin).
La consolidación fiscal se ha basado en la reestructuración del gobierno y en la Ley de Ordenamiento de las Finanzas Públicas, Control de las Exoneraciones y Medidas Antievasión.
La normativa entró en vigencia en enero del 2014 y fue diseñada por una comisión de transición entre noviembre y diciembre del 2013, días después de las elecciones generales.

AJUSTE FISCAL

Los programas “Con Chamba Vivís Mejor”, Empleo por Hora y el impulso a las microempresas de las tortillas son algunas fuentes de trabajo para muchos hondureños.
Los programas “Con Chamba Vivís Mejor”, Empleo por Hora y el impulso a las microempresas de las tortillas son algunas fuentes de trabajo para muchos hondureños.

Las medidas de ajuste fiscal llevaron a mejorar las recaudaciones en alrededor del 15 por ciento, indican estadísticas de la Dirección Ejecutiva de Ingresos (DEI), mientras que el Instituto Centroamericano de Estudios Fiscales (Icefi) estima que se elevó la carga tributaria de 14.9 a 16.5 por ciento del PIB.
Al respecto, representantes de la clase trabajadora ofrecen una calificación conservadora al desempeño del primer año de la administración de Hernández, porque durante este tiempo se redujo la capacidad adquisitiva de la población, afirmando que el ajuste fiscal elevó los impuestos de manera regresiva, además de ahondar las desigualdades. Por su lado, las medidas de política monetaria, como la devaluación, siguen erosionando la capacidad de compra de los trabajadores, argumentan.
Lamentan que el adelgazamiento del aparato estatal, básico para sanear las finanzas, implique el despido de alrededor de 31,000 empleados públicos. Un censo de la Secretaría de Finanzas, detalla que estos empleados representan el grueso de los puestos supernumerarios o “paracaidistas”, que poblaron el gobierno en administraciones anteriores.

AVANCES

En cambio, dirigentes de la empresa privada dan al primer año “una súper calificación”, según se refirió al tema la semana anterior, la presidenta del Consejo Hondureño de la Empresa Privada (Cohep), Aline Flores.

Los principales desafíos del país siguen siendo reducir la pobreza extrema y el desempleo galopante.
Los principales desafíos del país siguen siendo reducir la pobreza extrema y el desempleo galopante.

Los empresarios consideran que se registraron avances en el rescate de las empresas públicas mediante la implementación de fideicomisos. Citan el caso de la Empresa Nacional de Energía Eléctrica (ENEE), que se convirtió en uno de los temas más discutidos en las conversaciones con el FMI para la firma del acuerdo, porque la estatal representa el mayor agujero fiscal, con más del 1.8 por ciento.
De esta forma, la presidenta del Cohep, Aline Flores, reconoció el avance del gobierno en la reestructuración de ENEE, los fideicomisos y la estabilidad económica. Expectativas económicas
A su juicio, en la parte macroeconómica el gobierno se centró en reducir el déficit fiscal de 7.9 a 5.2 por ciento con respecto del Producto Interno Bruto (PIB), contener el gasto corriente, recuperar las empresas públicas y la firma del acuerdo con el Fondo Monetario Internacional (FMI).
“En general se puede prever que habría un crecimiento en la inversión en Honduras, pues el capital de inversionistas de Estados Unidos siempre ha sido importante para nuestro país”, dijo el empresario de la maquila, Jesús Canahuati.
En los rubros del turismo se destaca la apertura de Trujillo como destino de los famosos cruceros que antes solo llegaban a Islas de la Bahía. Pero igualmente se ha potenciado otras ciudades internas como Gracias, Copán, y Comayagua, además, de la Ruta del Sol que incluye a Choluteca y Amapala, el sur de Honduras. “Los turistas de Estados Unidos son la principal fuente de ingresos para el turismo hondureño, por eso que la situación financiera general de ese país mejore sin duda es una buena noticia para nosotros”, precisó el director de Turismo, Emilio Silvestri.
“Hay que hacer más pero sí ya está volviendo la calma, tranquilidad y eso nos permite que aunado con el programa de reactivación de los sectores agroalimentarios una garantía de generación de empleo y seguridad alimentaria”, dijo Leopoldo Durán, presidente de la Federación de Agricultores y Ganaderos de Honduras (Fenag).

POBREZA Y DESEMPLEO

puntos-gobiernoA pesar de todos estos logros y expectativas, la situación macroeconómica en 2015 será muy complicada y la situación de pobreza persistirá en el país, según el director del Foro Social de la Deuda Externa (Fosdeh), Mauricio Díaz.
Agregó que con todos los esfuerzos del gobierno por erradicar la pobreza y disminuir el desempleo y la violencia, los indicadores para 2015 persistirán, agravados por las confrontaciones de la clase política. “El nivel de desempleo difícilmente podrá atenuarse porque son alrededor de 2.5 millones de personas, de una Población Económicamente Activa (PEA) de cinco millones, digamos que 50 por ciento no tiene empleo”, indicó el economista.
Estimó que la pobreza en Honduras persiste casi al mismo nivel que se encontraba en 1999, después del paso del huracán Mitch, y luego de que se constituyó la Estrategia de Reducción de la Pobreza (ERP). El Fosdeh considera que bajo la ERP fueron gastados más de 14 mil millones de dólares entre los años 2000 y 2013. “Las mismas cifras oficiales del Instituto Nacional de Estadísticas (INE) indican que en el 2001 el total de pobres, medidos a partir de sus ingresos, involucraban al 63.3 por ciento de la población, y para el 2014 apenas disminuyó a 62.9 por ciento”, destacó.

EDUCACIÓN

En cuanto a educación, aunque los maestros objetan mal trato y falta de pagos, analistas afirman que Hernández impulsó la Tercera Reforma Educativa, con la que se pretende mejorar la educación de hondureños y se lograron más de 200 días de clases, se redujeron los índices de deserción escolar y se mejoró el rendimiento académico de español y matemáticas, logrando un índice de 81.71 por ciento en los niños y niñas de primero a noveno grado.
También se impulsó el acceso a programas que garantizan el aprendizaje del inglés como segunda lengua a 800 mil hondureños, y se instaló el Internet del Pueblo en 13 parques municipales.
opiniones