Jugando ajedrez

Por: Antonio Flores Arriaza
[email protected]
La espectacular transición que estamos observando en la relación entre USA y Cuba nos tiene impresionados. Cincuenta años de una política agresiva de USA hacia Cuba están por desaparecer a gran velocidad. Esto es algo que mueve a sospechas del porqué Obama está tan presuroso para resolver este atolladero que los USA no habían querido afrontar positivamente durante cinco décadas.
Obama ha declarado que la recesión económica en USA prácticamente está terminada. Esto significa que, en otras palabras, Obama está diciendo que los USA está listo para afrontar la lucha económica internacional en ventaja. ¿Y frente a quién sucederá esa lucha?  Obviamente que el desarrollo de la economía mundial ha colocado a la China Continental como el desafiante al título y a quién el campeón debe poner en su lugar en el momento preciso. Y el momento preciso es ahora que la economía del campeón, su arma principal, vuelve a flotar.
El tema no solo es económico puro, en el juego del ajedrez mundial la geopolítica también es una pieza en el tablero. Así que hay que evaluar la posición de las piezas en el tablero.
La China Continental tiene visto a la América Latina como un territorio meta al cual debe conquistar. Los chinos ya estudian español e inglés como idiomas normales que los estudiantes cursan en la escuela… al parecer ya saben hacia donde van. Las materias primas de América Latina son de gran interés para los chinos y ya esa adquisición ha empezado a cruzar el Pacífico. América Latina ha sido el traspatio tradicional de USA y hemos sido quienes les hemos guardado las espaldas para darles su seguridad y nuestros recursos. Esta seguridad parece que puede ponerse en riesgo. Para emprender la lucha económica internacional, USA debe asegurar su traspatio. Interesantemente, Cuba es la llave para controlar a los países del ALBA que predominan en Sur América. Los gobernantes del ALBA dependen ideológicamente mucho de Cuba y los órganos de seguridad cubanos están inmersos en la seguridad de esos países. Mientras que Cuba está desesperadamente muriendo poco a poco y llegando al borde del sepulcro. Hasta Fidel ha reconocido sus errores y lo obsoleto de su revolución que ya no es solución ni para Cuba. La actitud ya está bien dispuesta. Los cambios en América del Sur pueden ser una jugada de piezas de dominó. El “suicidio” del fiscal Nisman puede ser un suceso muy “oportuno” para desencadenar cambios en Argentina que, extrañamente, la presidenta corrió a declarar como “suicidio”.
Cuba tiene importante influencia sobre Ortega en Nicaragua y este ha comprometido la construcción de un canal interoceánico con un desconocido empresario chino que, sin que tenga la capacidad económica para realizar dicho proyecto, pudiese ser solo una mampara del gobierno chino para construir el canal que les brinde la llave para dominar el comercio futuro del mundo y, Cuba está colocada como un enorme portaviones en la bocana de ese proyecto. Cuba parece adquirir una enorme importancia geopolítica estratégica respecto a esa posibilidad. Resulta muy importante controlar esa condición a tiempo. Ya ha sido bloqueado un proyecto de ferrocarril en México que conduce hacia la frontera con USA y que se financia con fondos chinos. No sería extraño entonces que ese mismo interés de USA también suceda en Nicaragua.
Cualquier iniciativa que USA quisiera asumir en América Latina pasa por generar posiciones positivas a su favor en el continente y alinear a la mayor parte de países latinoamericanos a su favor antes de emprender cualquier acción en estos territorios. Esto hasta podría implicar generar una reacción violenta en Nicaragua para evitar, a toda costa, que el canal interoceánico chino pueda ser una realidad y cambiar la geopolítica mundial. USA está apostando a que Cuba logre que Ortega ceda y evitarse así una iniciativa militar pero, si no fuese así, igualmente, estar en paz con Cuba evitaría que los Castro acudieran en apoyo a Ortega y regresar a los años 80, lo que solo implicaría una muy molesta diversión de las jugadas estratégicas.
Asimismo, es posible que, ante la amenaza creciente de Irán en Venezuela y la crisis sociopolítica y económica en ese país, USA quiera asumir una notable iniciativa para resolver la presencia de los chavistas en el gobierno de Venezuela que es el único caballo a eliminar para resolver la presencia de Irán en la esquina del tablero. Pero, Cuba es el sustento ideológico y de seguridad de los chavistas y es un apoyo que hay que aflojar. Los USA, con su nuevo procedimiento de obtención de petróleo por la fragmentación de rocas, le vuelve menos dependiente del petróleo venezolano y de los beneficios socioeconómicos que brindan a los USA, así que Obama puede sentirse más libre de actuar ante Maduro.
La facilidad o dificultad que los Republicanos pongan a la iniciativa de Obama será una buena evidencia para saber si lo que estamos mirando en Cuba es una iniciativa de Estado con un trasfondo de jugada mundial para reflotar del todo la economía o solamente una iniciativa de Obama para tratar de quedar en la historia antes de terminar malamente su segundo período de gobierno. Esto lo sabremos muy pronto porque el tiempo parece que apremia.