Registran avances en los reformatorios

Autoridades de la Dirección Nacional de la Niñez y Familia (Dinaf) emitieron un informe sobre acciones adoptadas en el mejoramiento de la atención y asistencia a jóvenes infractores, en los diferentes centros de complejos pedagógicos.
Los cambios van encaminados a dar buena y variada alimentación, así como acondicionar los dormitorios y proporcionar implementos de limpieza a cada adolescente, además de servicios médicos.
Lo anterior trascendió en una reunión entre el presidente de la Organización No Gubernamental American Red Point Asociation (ARPA), Michael Hastman, quien desde diciembre pasado se hizo cargo de los centros de menores del país y la titular de Dinaf, Lolis Salas.
En el cuidado de los menores, también se ha contratado más personal en las áreas de medicina general, enfermeras, trabajadores sociales y psicólogos para la evaluación física y psicológica, de acuerdo al mismo informe.

Los menores infractores, integrantes de la pandilla 18, fueron llevados a los módulos de internamiento del Comando Especial de Operaciones (Cobras).
Los menores infractores, integrantes de la pandilla 18, fueron llevados a los módulos de internamiento del Comando Especial de Operaciones (Cobras).

Mientras, la seguridad de los centros registra el acompañamiento de la Policía Penitenciaria, orientada a resguardar la integridad física de los privados de libertad de los centros Renacimiento y Sagrado Corazón en Támara, El Carmen en San Pedro Sula y Jalteva, entre los municipios de Cedros y Talanga, Francisco Morazán.
De igual forma, se trabaja en la creación e implementación de un programa para garantizar la rehabilitación integral y reintegración familiar y comunitaria de todos los adolescentes que ingresen a los complejos pedagógicos, en áreas de formación profesional y educativa.
El pasado 7 de diciembre se suprimió el Instituto Hondureño de la Niñez y de la Familia (Ihnfa), que era el ente que manejaba la administración de los centros de internamiento desde hace 18 años.
En la transición institucional del Ihnfa a Dinaf se contabilizaron 2,500 niños, incluyendo 300 adolescentes infractores que siguen bajo tutela del Estado.
Aproximadamente 1,800 niños y niñas en centros de cuidado diurno y nocturno que ahora estarán administrados por alcaldías municipales.
También 283 niños y niñas de 0 a 11 años en condición de vulnerabilidad en centros de protección en Casitas Kennedy y en Nueva Esperanza, San Pedro Sula, estos últimos fueron distribuidos a nivel nacional en diferentes ONG certificadas. (WH)