Opositora venezolana rechaza uso de las armas

CARACAS (EFE). La opositora venezolana María Corina Machado, informó que denunciará ante organismos internacionales la aplicación de una resolución que autoriza el «uso de la fuerza potencialmente mortal» para controlar manifestaciones, lo que a su juicio es, «peor que la pena de muerte».
«Estamos procediendo a informar a todas las instancias vinculadas al cumplimiento de los derechos humanos y las instancias regionales de la cuales Venezuela forma parte, porque desde luego esto es una nueva violación de la Carta Democrática Interamericana», dijo Machado a periodistas al ser consultada sobre si elevaría la denuncia a instancias internacionales.
La resolución 8610 del Ministerio de Defensa venezolano que autoriza a emplear el «método del uso de la fuerza potencialmente mortal» durante las manifestaciones cuando la situación lo requiera, es, según Machado, «aún peor que la pena de muerte.
La resolución 8610 del Ministerio de Defensa venezolano que autoriza a emplear el «método del uso de la fuerza potencialmente mortal» durante las manifestaciones cuando la situación lo requiera, es, según Machado, «aún peor que la pena de muerte.
«Porque frente a la pena de muerte previamente hay un juicio, un procedimiento legal (…), pero en este caso lo que se estaría es exponiendo, autorizando, impulsando, a ciudadanos soldados a usar armas de fuego letales en contra de ciudadanos que ejercen su legítimo derecho de protesta», indicó.
Junto a la opositora, el alcalde metropolitano de Caracas, Antonio Ledezma, leyó una declaración conjunta sobre esta resolución que asegura también suscribe el dirigente Leopoldo López, preso desde hace casi un año acusado por delitos relacionados con las protestas del año pasado.
«Esta disposición es un intento burdo, inaceptable e indigno por parte del Ministro de la Defensa, de colocar a la institución armada al servicio de los intereses del régimen y del (gobernante) Partido Socialista Unido (PSUV) en la represión del descontento masivo que expresa el pueblo venezolano», dice el comunicado.
Según la declaración de los opositores su implementación se hace en un momento en el que la sociedad venezolana «atraviesa una severa crisis», lo que, aseguran, ha aumentado el descontento y «el régimen de Maduro se encuentra agotado y sin recursos económicos, financieros y políticos, para manejar la catástrofe que ha creado».