Jovencita muere al tomar alcohol con bebidas energizantes

Lo que comenzó como una tarde amena,entre amigas, acompañada de ron, finalizó ayer como una tragedia, porque una jovencita murió intoxicada al combinar alcohol con bebidas energizantes, en una casa de la colonia Israel Norte, de Comayagüela.

La malograda adolescente es María Elizabeth Hernández Sánchez (17), estudiante de tercero de ciclo común en el instituto Superación San Francisco.

De acuerdo a parientes, la muchacha, el domingo anterior tuvo una reunión juvenil con otras dos amigas. Las menores para entrar en “calor” compraron unas cervezas y botellas de aguardiente.

Enseguida, las muchachas comenzaron a beber sin cesar, dentro de un cuarto de alquiler, donde residía en vida Hernández Sánchez.

Aparentemente a una de las menores de edad se le ocurrió comprar bebidas energizantes, para acompañar el ron y aguardiente.

Supuestamente las muchachas siguieron bebiendo hasta emborracharse. Posteriormente las dos invitadas de la juerga se desplazaron a sus casas de habitación, para dormir tras la encendida reunión.

Por su parte, María Elizabeth Hernández Sánchez, supuestamente siguió bebiendo hasta dormirse dentro de su habitación.

En la mañana de ayer, varios familiares de la muchacha al no saber nada de ella se desplazaron al cuarto de alquiler para despertarla, debido a que tenía que ir al colegio.

Los parientes encontraron a la muchacha tirada en la cama ya sin vida. Al enterarse de la muerte, los alarmados familiares llamaron a la Policía y personal forense, para que hiciesen el respectivo levantamiento cadavérico.

Los empleados de la Dirección General de Medicina Forense y de inspecciones oculares encontraron al interior del apartamento, varias botellas vacías de cerveza. En el piso también había una botella o litro de alcohol ya vacío.

Justo al lado de ese recipiente de plástico estaba una lata de bebida energizante, también vacía.

Por tal situación los forenses asumieron que la muchacha había muerto intoxicada por la mortal combinación. Sin embargo el cadáver siempre fue llevado a la morgue capitalina, para realizar la respectiva autopsia.

La menor ingresó al predio forense, registrándola como una muerte indeterminada.