Padre Milla propone crear una maquinaria en defensa de la vida

El padre Fausto Milla instó a la población, en especial aquellos hondureños que no hacen el bien hacia sus semejantes a no acumular riquezas a costa de la dignidad humana por lo que propuso también al Comisionado Nacional de los Derechos Humanos (Conadeh) a poner en marcha “una maquinaria” en defensa de la vida en momentos duros y de lucha que se viven en el país.

En esa misma línea, exhortó a no continuar siendo víctimas de la resignación, que anestesia la conciencia que paraliza toda actividad benéfica, si no se integran como equipo para defender la vida y la dignidad de las personas, en el marco de la gira que realiza el comisionado Roberto Herrera Cáceres, a nivel nacional, previo a la presentación del informe de situación de derechos humanos en Honduras, ante el Congreso Nacional en los próximos días.

Fausto Milla, es un sacerdote católico, especialista en salud y nutrición, que en 1980 organizó el Instituto Ecuménico Hondureño de Servicios a la Comunidad Inehsco, para apoyar a la población  orientándola para el rescate de la identidad nacional  y la defensa de los derechos humanos, principalmente de los pueblos indígenas.

Milla considera que la primera violación a los derechos humanos en Honduras, es la falta de acceso a una alimentación de calidad, de la cual se deriva la enorme cantidad de problemas que enfrenta la población.

“Propongo hacer un equipo decidido para defender la dignidad humana como lo propone el Comisionado de los Derechos Humanos. Si no hace un equipo y no se integra una maquinaria para defender la vida y la persona humana todo va a seguir igual y los hondureños continuarán siendo víctimas de la resignación  que anestesia  la conciencia que  paraliza toda actividad benéfica”, expresó.

Indicó que el principio fundamental que rige al mundo es completamente falso y es como apoyarse en un bastón podrido, “el principio fundamental es que el dinero vale más que la vida, por consiguiente más que la persona humana y cuando se sujeta el actuar a este principio, la vida en la tierra se convierte en un completo fracaso”.

Si todos queremos vivir, lo primero es ir  contra ese  principio falso que está rigiendo la humanidad, de allí las guerras, las matanzas, la corrupción, y la impunidad, refirió al tiempo de insistir que “renunciemos a ese principio falso de la acumulación a costa de la dignidad y de la vida de las personas, de lo contrario nada podremos hacer” advirtió.

Por su parte, Herrera Cáceres, consideró que el llamado del padre Fausto Milla representa el sentido de las alianzas para hacer un equipo decidido en defensa de la dignidad del ser humano, “es importantearmonizar la acción entre el gobierno y la sociedad pero si los gobiernos no responden a las expectativas de la población nuestro deber es defender al pueblo.