Dentro de camioneta acaban con la vida de un comerciante

VILLANUEVA, Cortés. Un comerciante murió violentamente, mientras que su acompañante resultó herido, anteayer tras haber sido atacados a balazos en una cañera de esta ciudad.
En horas de la noche, Genaro Reyes Irías (61) se transportaba en una camioneta gris, matrícula P AU 6727, conducida por un hombre identificado únicamente como José, sin pensar en la peor cosa.
Los hombres se desplazaban por una calle que de aldea La Sabana de San Manuel, Cortés, conduce hacia Villanueva, ya que se dirigían a la comunidad de El Tablón de Quimistán, Santa Bárbara.
En ese momento, fueron interceptados por desconocidos que los desviaron a una calle de tierra que conduce a una cañera, donde les dispararon.
Según el informe policial, se recibió una llamada telefónica al 911, reportando la existencia de un carro abandonado en ese sitio, por lo que de inmediato algunos agentes se desplazaron para verificar la información.
Cuando llegaron observaron que el automóvil estaba con el motor encendido y en el interior había dos hombres, presentando heridas de arma de fuego, por lo que dispusieron auxiliarlos.
Sin embargo, verificaron que Reyes Irías ya había muerto, mientras que José estaba aún con vida, por lo que lo trasladaron al Hospital Mario Catarino Rivas de San Pedro Sula.
Al momento del reconocimiento de ley, Reyes Irías presentaba balazos en la cabeza y según Medicina Forense, tenía de dos a tres horas de haber fallecido.
Familiares del infortunado, manifestaron que este se dedicaba a la venta de mercadería, pero al momento de ser ultimado regresaba de Tocoa, Colón, como lo hacía todas las semanas.
“Una vez a la semana viajaba de El Tablón a Tocoa, para vender la mercadería, para lo cual le pagaba a José para que lo llevara en el carro. A las 7:00 de la noche fue la última vez que tuve comunicación con él y me dijo que estaba en un restaurante a la orilla de la carretera cerca de El Progreso, Yoro, pero que pronto llegaría a la casa”, expresó la compañera de hogar de Reyes Irías.
Añadió que, “acostumbraba irse por la carretera de La Sabana para salir a Villanueva; nunca pensamos que lo habían matado. Nos enteramos por medio de las noticias en la televisión, porque vimos el carro y nos pareció conocido, por eso vinimos aquí a la morgue y confirmamos que se trata de él”.
La acongojada mujer, no descarta que le hayan quitado la vida para robarle, tomando en cuenta que regresaba de distribuir mercadería y andaba una cantidad considerable de dinero, además del producto que no vendió.