Monseñor Santos cumple 50 años de sacerdocio

Monseñor Luis Alfonso Santos celebró sus 50 años de orden sacerdotal, con una misa que ofició en el templo San Juan Bosco, en Tegucigalpa, sede de los salesianos.
El templo recibió a jóvenes estudiantes del Instituto Salesiano San Miguel, sacerdotes, amigos y exestudiantes del colegio, así como personajes de la vida política como la diputada del Partido Innovación y Unidad (Pinu), Doris Gutiérrez, quien lo felicitó por su labor con la sociedad y la juventud.
Durante la homilía, el sacerdote dijo, entre otras cosas, “cuando he orado con las palabras, el Salmo 50, he pensado en los versículos 14 y 15 que dicen: Vuélveme la alegría de tu salvación y en espíritu generoso, afiánzame. Enseñaré a los rebeldes tus caminos y los pecadores volverán a ti”.
La meditación sobre estos versículos me ha mantenido en la caridad apostólica y a los 79 años de edad continúo impartiendo clases gratuitas a los jóvenes de escasos recursos económicos y atiendo los domingos la segunda zona pastoral de la parroquia de Santiago Apóstol de Leapera, Lempira”.
En la misa pidió a los presentes unirse “a dar gracias y glorificar a Dios, adorándolo y bendiciéndolo por las grandes maravillas que obra en nosotros, acordándose de su gran misericordia”.
Al salir del oficio religioso, el sacerdote dijo que durante sus 50 años de orden sacerdotal ha “colaborado en la construcción del reino de Cristo, han sido 50 años de trabajo de superación, de dificultades, de defender los intereses del pueblo, haciéndome intérprete de sus aspiraciones y demandas”.
Consultado sobre si ¿hay monseñor para rato?, dijo en medio del humor que le caracteriza que, “sea lo que Dios quiera”.
Monseñor ha sido uno de los forjadores de jóvenes estudiantes, tal y como lo hace en la actualidad en Lempira, donde apoya a muchachos de escasos recursos económicos.

Estudiantes salesianos y “veteranos” le felicitaron por sus 50 años de trabajo sacerdotal.
Estudiantes salesianos y “veteranos” le felicitaron por sus 50 años de trabajo sacerdotal.

“Llegué de Italia a Honduras en el 69, tomé un lema: El buen pastor da la vida por las ovejas y en eso estoy ahora, en dar la vida completa por los jóvenes; hasta mi último respiro es por ustedes, los jóvenes”.
“Hasta mi último suspiro trabajaré por ustedes los jóvenes, me quieran o no me quieran y por los pobres de Honduras”.
Recordó que fue él quien logró la compra del terreno donde actualmente se encuentra el templo San Juan Bosco, una obra especial donde los muchachos conocen día a día al Señor.
El sacerdote ha trabajado en varios sectores del país, entre ellos la parroquia María Auxiliadora de Comayagüela, durante tres años, sede muy apreciada y por la que abogó para que se le diera todo el apoyo requerido.
Recordó que allí, “con dos dólares diarios, comíamos seis sacerdotes que trabajábamos, era duro trabajar allí”.
Monseñor Santos nació en Ocotepeque, se graduó como Bachiller en Ciencias y Letras y estudió Filosofía en el Instituto Internacional Don Rúa en El Salvador, también en la Universidad Pontificia Salesiana en Roma, Italia; y Teología Dogmática en Turín y Roma.
Impartió clases en varias universidades del país, entre ellas la Nacional Autónoma; fue director del Instituto Salesiano San Miguel y es el creador de la Comisión Nacional para la Educación Alternativa No Formal (Coneanfo), en Honduras.