Pasajeros asfixian a taxista en un asalto

CHOLOMA, Cortés. Wilmer René Fúnez (45) quizás nunca imaginó que aceptar hacerles una carrera a unos sujetos le costaría la vida, pues anteayer fue ultimado frente a una calle que conduce a la colonia Champerío cerca de Oswaldo López Arellano de esta ciudad.
Aproximadamente a las 6:00 de la tarde del pasado martes, Fúnez se encontraba en un centro comercial con su taxi estacionado, esperando pasajeros.
De repente se le acercaron unos individuos que le solicitaron una carrera, por lo que aceptó llevarlos al sitio que le indicaron.
Sin embargo, al llegar a una curva, frente a una calle que conduce a la colonia Champerío, los pasajeros comenzaron a golpearlo, por lo que este optó por detener la marcha del carro.
Testigos manifestaron que los delincuentes golpearon a Fúnez con pedazos de madera, aunque les suplicaba que no le hicieran daño.
Al poco tiempo, los sujetos se dieron a la fuga, saliendo en veloz carrera, pero nadie especificó si cerca los estaba esperando algún vehículo.
Tras percatarse que los delincuentes se habían marchado, algunos vecinos se acercaron al taxi. matrícula AAM4966, registro número 0071, verificando que el motorista estaba muerto.
Según las autoridades de Medicina Forense, Fúnez murió a causa de asfixia mecánica, ya que tenía marcas en el cuello, además presentaba múltiples golpes en la cabeza.
No se descarta que los criminales le hayan quitado la vida para robarle, ya que no le encontraron sus pertenencias.
Compañeros de trabajo del infortunado, expresaron que tenía varios años laborando como taxista y que hace ocho meses el propietario del vehículo se lo había dado para que trabajara.
“Se supone que lo mataron para robarle, porque el tiempo que trabajó con nosotros siempre mostró respeto para los demás y le gustaba que lo respetaran. Su muerte es un ejemplo claro que no contamos con seguridad en ningún lado, porque andaba trabajando con miedo”, expresó uno de los compañeros de Fúnez.
El infortunado tras ser sacado de la morgue de San Pedro Sula, fue trasladado a Choluteca de donde era originario.