«¡Maduro no se va!», gritan chavistas

CARACAS, Venezuela (AFP). La oposición venezolana movilizó este sábado a sus partidarios para exigir la renuncia del presidente Nicolás Maduro, en el inicio de una estrategia de presión en la calle que empuje además las fórmulas legales con que busca la salida anticipada del mandatario.
Maduro encabezó también una concentración en Caracas que lució como contrapartida, para rechazar que Estados Unidos haya renovado un decreto que considera a Venezuela como una amenaza «inusual y extraordinaria» a su seguridad.
El presidente de la Asamblea Nacional, Henry Ramos Allup, cerró la movilización opositora con un discurso desafiante, en el que dijo que el Parlamento entrará este domingo en «debate permanente» para discutir una prórroga al decreto de emergencia económica que Maduro pidió el viernes, pese a que el Legislativo lo vetó y entró en vigencia por el respaldo del Poder Judicial.
Al grito de «¡Renuncia, renuncia!», miles de simpatizantes opositores se concentraron en una calle del municipio Chacao, al este de Caracas, mientras otros miles de chavistas marchaban por el centro de la capital al grito de «¡Maduro no se va!» y «¡Yankees, go home!».
El pasado miércoles, la MUD develó su estrategia para lograr ese objetivo por vías paralelas: un referendo revocatorio y una enmienda para acortar el mandato de Maduro (2013-2019), junto con movilizaciones para presionar su dimisión.
En respuesta a quienes critican a la MUD por no decantarse por una única alternativa, Ramos explicó que «todos los mecanismos están a la acechanza» por lo que decidieron «promoverlos todos a la vez».