Ricardo Álvarez a la oposición: ‘¡Qué dolor, qué dolor, tómense una Vitaflenaco!’

El designado presidencial, Ricardo Álvarez, reiteró que trabajará por la tercera victoria del Partido Nacional, aunque le duela a la oposición, a la que de paso le recomendó tomar “Vitaflenaco”, un analgésico para los dolores musculares.
“Voy a trabajar como si fuera mi elección, porque es la de mi partido, la tercera victoria es una necesidad del pueblo, para garantizar su mejoría”, declaró Álvarez, quien ha sido atacado fuertemente por haber anunciado que dejaría sus aspiraciones si el Presidente Juan Orlando Hernández busca la reelección.
“Mientras tenga vida, aunque algunos de la oposición quisieran quitármela, no descansaré hasta lograr tener un mejor país que pasa por el Partido Nacional y en este momento con la continuidad de Juan Orlando”, recalcó.
El dos veces alcalde de la capital (2006-2010 y 2010-2014) afirmó que “me he declarado un obrero de mi partido y eso implica que estaré donde mi partido me ocupe, donde los líderes y dirigentes del país sientan que seré más útil para construir la tercera, cuarta y quinta victoria”.
Según el funcionario, se ha iniciado un proceso de inclusión en el gobierno, que continuará luego en cargos de elección popular y de partido para fortalecer a su instituto político y asegurar la victoria electoral en el 2017.
“Los que me atacan por la radio, por la televisión, periódicos y hasta en caricaturas son los que le apostaban a que yo sería el que generaría la división en mi partido, pero solo puedo decirles: ¡Qué dolor, qué dolor!, tómense una “Vitaflenaco”, porque este gallo de pelea no se raja!», afirmó.
También le recordó a la dirigencia nacionalista que “primero es Honduras, segundo mi partido y por último yo. Esto no se trata de Ricardo, se trata de mi pueblo y mi partido”.
“Sigan el ejemplo, despojémonos de nuestros intereses personales, de arreglos políticos sucios y hagámoslo todo por Honduras, cuatro años más, cuatro año más”, subrayó.
El designado presidencial le prometió a sus seguidores que “no descansaré hasta lograr la siguiente victoria, donde no existan las imposiciones ni por apellido, ni de dedo, solo la voluntad del pueblo”. (EG)