El Salvador decretará estado de emergencia por violencia de maras

SAN SALVADOR (EFE). El Gobierno salvadoreño anunció una serie de «medidas extraordinarias» para combatir la violencia, entre ellas decretar del estado de emergencia en zonas de alta peligrosidad, incrementar la presencia policial y militar y aumentar la seguridad en las cárceles.
Según el presidente Salvador Sánchez Cerén, estas medidas, «que se iniciarán lo antes posible», buscan disminuir el número de muertes violentas, que aumentaron en lo que va de este año un 107%, respecto al mismo período del 2015, con más de 1,630 asesinatos desde el 1 de enero hasta el 13 de marzo.
El mandatario explicó que, en los próximos días, el Gobierno presentará a la Asamblea Legislativa las nuevas acciones a implementar, ya que para «poder ejecutar las medidas previstas en centros penales, es necesario modificar la Ley Penitenciaria y otros cambios» y solo el Congreso puede autorizarlo.
Asimismo, para poder declarar estado de emergencia en sectores donde hay «una delincuencia muy fuerte, con amenazas o extorsiones, es necesario contar con el apoyo de la Asamblea, ya que en esos lugares, ciertos derechos se podrían ver limitados», explicó el gobernante, sin dar detalles de qué libertades se coartarían.
Además, el Ejecutivo plantea «desmasificar» las cárceles, liberando a presos «de avanzada edad o con enfermedades terminales, que no suponen un riesgo para la población», para tener más plazas libres, que serían ocupadas por «criminales» que están en los calabozos de la Policía Nacional Civil (PNC).
El presidente salvadoreño manifestó que todas las acciones están siendo analizadas y estudiadas por un grupo de funcionarios, encabezado por el vicepresidente, Óscar Ortiz, quien es acompañado en la gestión por los ministros de Justicia y Seguridad, Mauricio Ramírez Landaverde, y de Defensa Nacional, David Munguía Payés.
Sánchez Cerén espera que todos los sectores políticos, sociales y económicos respalden la propuesta del Ejecutivo, tal y como lo «expresaron los diferentes actores de instituciones y sociedad durante la reunión del Consejo Nacional para la Seguridad Ciudadana y Convivencia (CNSCC)», celebrado el pasado viernes.