Supermartes decisivo para Hillary y Trump

WASHINGTON. Las primarias del «Súper Martes» en cinco estados, entre ellos Florida y Ohio son cruciales, pueden determinar el destino de más de uno de los candidatos a las presidenciales de Estados Unidos.
En el frente republicano sobre todo, porque va a las urnas con la fórmula «quien gana toma todo» y con un el premio sustancioso en términos de número de delegados.
Pero también en el demócrata, donde Bernie Sanders podría poner en ridículo a los sondeos desafiando a la favorita Hillary Clinton.
En Florida es el momento de la verdad para Marco Rubio. Hasta acá el joven senador sobre el cual al inicio parecían confluir las esperanzas del establishment del Grand Old Party no ganó nada relevante, pero quiso seguir la carrera en su estado.
Hillary Clinton mantiene una ventaja más que cómoda en términos de delegados conquistados, pero Bernie Sanders no afloja.
El senador liberal quiere llevar hasta el final, hasta la convención de julio, su mensaje de una «revolución» política resultado -sorpresivo- tan motivador.
El senador por Texas Ted Cruz asegura que él es el único que puede impedir que Trump alcance la mayoría necesaria, mientras el senador por Florida Marco Rubio trata nada más de seguir siendo relevante, esperando que los electores de su estado natal desafíen los sondeos y le den una justificación para extender su campaña por la candidatura.
«Si podemos ganar Ohio, vamos a arrasar con todo, amigos», aseguró Trump en West Chester, Ohio, en uno de tres mítines que tuvo con apenas algunas interrupciones por parte de manifestantes.