58% de hondureños deportados no tiene antecedentes criminales en EE UU

El 58 por ciento de hondureños deportados durante el año fiscal 2016 no tiene antecedentes criminales en Estados Unidos, según datos de la Oficina de Inmigración y Aduanas (ICE, siglas en inglés)
Medios de prensa estadounidenses indicaron ayer que el gobierno del presidente Barack Obama no varía su política de deportaciones.
El presente año fiscal que inició el 1 de octubre de 2015, un total de 96 mil 16 indocumentados centroamericanos han sido deportados y de ellos 39 mil 139 (40.7 por ciento) no tenía antecedentes criminales.
En cuanto a hondureños se refiere, según cifras del ICE, 8,146 compatriotas han sido deportados desde Estados Unidos en el año fiscal 2016 y de ellos, 3,431 (42.1 por ciento) tenía antecedentes criminales y 4,715 (57.8 por ciento) no.
Es decir que el 58 de los connacionales retornados por la vía aérea no tienen antecedentes penales, pese a que el gobierno estadounidense ha asegurado que solo da prioridad a los casos de deportación de personas con antecedentes criminales.
El 20 de noviembre de 2014, el Departamento de Seguridad Nacional (DHS) anunció la nueva lista de prioridades de deportación.
Así, fueron calificados como prioridad 1, quienes sean considerados una amenaza a la seguridad nacional, de la frontera o pública (terroristas, personas involucradas en espionaje, criminales, pandilleros, entre otros);
Prioridad 2: Personas con historial extenso de violaciones de inmigración, quienes hayan cruzado la frontera recientemente (después del 1 de enero de 2014);
Prioridad 3: Personas con DUI, cargos por violencia doméstica, explotación sexual, robo y cualquier delito que tenga más de 90 días como penalidad de cárcel;
Prioridad 4: Inmigrantes con una orden final de deportación en o después del 1 de enero de 2014.
Como resultado de las redadas del ICE en diferentes ciudades de Estados Unidos, un total de 14 madres y 19 menores de edad fueron deportados a Honduras en enero pasado.
Es así como varias familias hondureñas han manifestado sentir temor de siquiera salir a las calles de las ciudades de la Unión Americana, algunos han dejado de ir a sus trabajos y a la escuela por miedo a ser arrestados y retornados a Honduras.
Diversos estudios apuntan que los hondureños emigran principalmente por la falta de empleo, huyendo de la violencia y en busca de la reunificación familiar.
Cada año, alrededor de 100 mil compatriotas emprenden la ruta migratoria, exponiéndose a toda clase de vejámenes durante la peligrosa travesía en la cual algunos pierden la vida.