Frente frío ‘aguó’ fiesta a veraneantes

Las lluvias dejadas a nivel nacional por un frente frío débil, que ingresó tarde del domingo, provocó que las autoridades de la Comisión Permanente de Contingencias (Copeco) decretaran alerta amarilla por 24 horas para el departamento de Atlántida y verde para los departamentos de Cortés, Yoro y Colón, mismas que concluyen hoy al mediodía, pero que dependiendo de las condiciones podrían extenderse o cerrarse.
Las autoridades esperan que para la tarde del miércoles la situación meteorológica mejore, para que las personas continúen disfrutando de la temporada de vacaciones de Semana Santa, ya que muchas de las playas fueron cerradas, debido al alto oleaje y los balnearios lucieron vacíos ante la pertinaz lluvia que azotaba.
Las autoridades de Copeco supervisaron los diferentes sectores y llamaron a los hondureños a tomar las medidas precautorias para evitar tragedias.
El titular de la Comisión, Lisandro Rosales, explicó a LA TRIBUNA que de manera preventiva evacuaron a un número de personas para evitar la pérdida de vidas humanas, para lo que fueron habilitados albergues temporales.

En la zona conocida como El Polvorín, en la carretera que conduce al norte del país, las calles se inundaron, los conductores se las ingeniaron para pasar.
En la zona conocida como El Polvorín, en la carretera que conduce al norte del país, las calles se inundaron, los conductores se las ingeniaron para pasar.

“En Omoa hemos tenido nueve familias, en Choloma 67 familias, pero la mayoría ya regresaron a sus casas porque las aguas han bajado y trabajamos en el sector de La Ceiba porque hay seis familias que han construido viviendas en el río Cangrejal y se les está pidiendo que evacuen por la amenaza que hay por la crecida del río”.
Indicó que en la parte alta del río Cangrejal, resultaron varias comunidades incomunicadas debido al desbordamiento de quebradas, sin embargo no se han producido mayores incidencias.
Según representantes del Centro Nacional de Estudios Atmosféricos y Oceanográficos (Cenaos) de Copeco, en los sectores afectados por la lluvia cayeron entre 60 a 150 milímetros de agua y a medida que vayan mejorando las condiciones meteorológicas, la cantidad de agua disminuirá.
Las autoridades supervisaron las diferentes carreteras y lugares donde se registraron chubascos para evitar pérdidas de vidas humanas.
Las autoridades supervisaron las diferentes carreteras y lugares donde se registraron chubascos para evitar pérdidas de vidas humanas.

ACCIONES DE SOCORRO

Los integrantes de los cuerpos de socorro cumplieron con una ardua labor, ya que a nivel nacional se registraron emergencias, tal es el caso de Omoa, en la colonia Campo Verde, donde una vivienda resultó anegada y los socorristas tuvieron que rescatar al señor Víctor Orellana Núñez.
Las condiciones lluviosas opacaron la temporada de vacaciones para muchos viajeros que arribaron el fin de semana a las playas, ya que el oleaje permaneció alto en las zonas costeras de los departamentos como Islas de la Bahía, Cortés, Atlántida, Colón y Yoro.
En las ciudades como Tela se les “aguó la fiesta” a los vacacionistas, que tuvieron que quedarse encerrados en los hoteles ante la lluvia que se mantuvo durante el día.

Las calles del centro de La Ceiba se inundaron debido a las lluvias que azotaron desde el domingo pasado.
Las calles del centro de La Ceiba se inundaron debido a las lluvias que azotaron desde el domingo pasado.

En el centro de Tela y La Ceiba en Atlántida, los aguaceros nuevamente inundaron las calles. En La Ceiba, por ejemplo, los fuertes vientos derribaron muchas de las champas y negocios ambulantes que fueron instalados a inmediaciones de la playa, pero hasta ayer en horas de la tarde no se había registrado ningún deceso de personas.
En Tocoa, Colón, al igual que cada vez que llueve, las calles se inundaron e impidieron el tránsito normal de peatones y obligaron a los lugareños a estar alertas ante llenas que pudieran llegar hasta sus residencias.
En la zona central, las lluvias no fueron la excepción, desde horas de la noche del domingo, una leve lluvia comenzó a caer, mientras que para la madrugada del lunes una densa campa de neblina cubrió distintas zonas como las carreteras, lo que provocó que el tránsito fuera lento en horas de la mañana. (NJA)
Los negocios fueron azotados por los fuertes vientos que soplaron durante todo el día.
Los negocios fueron azotados por los fuertes vientos que soplaron durante todo el día.