Pestilencia emana de tragante sin tapa

Habitantes de la colonia La Cañada de Tegucigalpa denuncian que ya no soportan los malos olores que emanan de una alcantarilla que se está destapada desde hace más de dos meses, frente a la Escuela José Ramón Cálix.

“Caminar por estas calles de la colonia es un asco”, expresó un transeúnte que pasaba por el lugar.

“Mire, uno se llena los zapatos de desechos humanos, esto no puede ser, y los pobres niños que asisten a la escuela son los más afectados”.

La situación ya se ha vuelto un “dolor de cabeza” para los habitantes de la zona de La Cañada, quienes piden a las autoridades correspondientes que coloquen la respectiva tapadera al tragante. (DL)