La auténtica batalla por el segundo lugar

LIMA, Perú (AFP). Todo el mundo da por hecho que Keiko Fujimori, hija del último autócrata de Perú, Alberto Fujimori, será quien coseche más votos en los comicios del domingo, pero que serán insuficientes para alcanzar la presidencia, por lo que la auténtica batalla se libra por el segundo puesto de cara al balotaje.

La candidata de izquierda Verónika Mendoza, que ha dado un salto espectacular en los últimos días en los sondeos; y Pedro Pablo Kuczynski, un expirementado político de centroderecha, luchan a cara de perro para asegurarse un lugar en la segunda vuelta el 5 de junio.

En los últimos sondeos divulgados el viernes para consumo externo -está prohibida su difusión en Perú en la semana previa a la elección para no influir en un electorado de por sí bastante dubitativo y volátil-, estos dos candidatos aparecen con empate técnico.
La respuesta puede estar en el comportamiento del 9% de indecisos.

En un país donde la palabra izquierda genera sarpullido en amplios sectores, Mendoza, congresista y psicóloga de 35 años, del Frente Amplio propugna más Estado.

Impulsa un Estado que promueva el desarrollo y gestione sectores estratégicos como el energético «para tener un rol más activo en la recuperación de nuestro gas, petróleo u otros» y para proteger el medioambiente, reducir la minería y potenciar el turismo.

Kuczynski, un político de 77 años tan seguro de sí mismo que ha creado un partido con las siglas de su nombre PPK (Peruanos Por el Kambio), cuenta con amplia experiencia en puestos ministeriales y es un ferviente partidario de la economía de libre mercado. (Lasserfoto AP)