Fujimori y Kuczynski irán a segunda vuelta

LIMA (EFE). Keiko Fujimori, hija del exmandatario encarcelado Alberto Fujimori, y el exprimer ministro Pedro Pablo Kuczynski irán a una segunda vuelta presidencial en junio, según los resultados provisionales de las elecciones del domingo en Perú.

Al 82,6% de actas procesadas de los comicios generales de ayer, la candidata de Fuerza Popular alcanzó 39,55% de votos, mientras que el postulante de Peruanos por el Kambio obtuvo 22,11%, según el último reporte de la Oficina Nacional de Procesos Electorales (ONPE).

Dado que Fujimori no alcanzó el 50% requerido para ser elegida presidenta, como exige la ley electoral, debe disputar una segunda ronda con Kucyznski el próximo 5 de junio.

La candidata Verónika Mendoza, del izquierdista Frente Amplio, recibió 18,27% de votos, Alfredo Barnechea del partido Acción Popular 7,19%, el expresidente Alan García de la Alianza Popular 5,92% y el encarcelado candidato Gregorio Santos 3,38%.

Fujimori agradeció anoche por el apoyo recibido en las urnas y remarcó que «queremos un Perú unido, reconciliado y más justo» con miras a la campaña que emprenderá para la segunda vuelta.

En tanto, Kucyznski se acercó a los votantes de su rival al afirmar que si la bancada fujimorista en el Congreso, que se anticipa será mayoría, logra aprobar «una legislación para gente mayor que puedan cumplir sus sentencias en casa, no indultar, el presidente de la República que ojalá sea yo, la firmará».

En la recta final de la campaña, Kuczynski ya había dicho que de llegar al Gobierno permitirá que el expresidente cumpla en arresto domiciliario el resto de la condena a 25 años de prisión que se le impuso en 2009 por delitos de lesa humanidad y corrupción.

Keiko Fujimori, que a los 19 años actuó de primera dama tras la separación de sus padres, pesa todavía la herencia de su padre, que cumple condena por crímenes de lesa humanidad y corrupción en sus diez años de gobierno (1990-2000).

Su hermano Kenji, el menor del clan Fujimori, había reconocido que, de ganar la presidencia, no podrán gobernar solos, y tendrán que forjar alianzas.