Ministro de Seguridad ya tiene el listado de los 1,500 policías que van fuera

El ministro de Seguridad presentará un listado de entre 1,500 y 2,000 miembros de la Secretaría de Seguridad, entre policías y personal auxiliar ante la comisión de notables para que en conjunto analicen el caso, pero al final será el funcionario que decida quien se va o no de la Policía Nacional.

Entre los casos que figurarán en la lista están aquellos de los uniformados que hayan cometido algún ilícito, y que serán analizados por la Comisión de Notables que se encargará de la depuración del cuerpo armado, que trabajará en el marco del decreto de emergencia que fue aprobado por el Congreso Nacional por el periodo de un año.

“Ya hay una base de datos que la comisión va a conocer por niveles, por grupos, por escalas”, explicó el titular de esa cartera ministerial, Julián Pacheco Tinoco.

De esa manera, ahondó en que “el secretario de Seguridad va a llevar una lista de candidatos a salir de la Policía, vamos a discutir caso por caso, información de cada uno de ellos, el paquete lo va a llevar el secretario, tendremos mucho trabajo discutiendo y analizando los expedientes de cada uno, no es que el secretario va a decir que: este se va por que yo digo. Yo voy escuchar a la comisión, el que conoce qué está pasando en la institución es el ministro, me he dedicado a trabajar con los policías, me conocen y los conozco y yo sé que las decisiones que vamos a tomar son las justas”.

“Hay dos personas responsables, el presidente de la República que ha tomado esta decisión, que es una decisión política y el ministro que yo tengo un año al frente de la institución, en línea de sucesión de responsabilidades seremos responsables junto con la misión, pero no nos vamos a engañar, el ministro llevará la carga de responsabilidad y aunque la quiera evadir ya no pueda, porque hay que tomar una decisión, y ya no hay tiempo para perder en este caso de la depuración, porque es una cuestión interna”.

Estableció que ya están listos todos los implementos para el apoyo de la Policía y ante la consulta sobre si la acción no resulta ¿Qué pasará?, a lo que Pacheco Tinoco respondió “lo que se ha planteado, cerrarla, entonces. Esta es la última… y los policías lo saben, de aquí vamos a salir con una policía nueva, al servicio de la ciudadanía”.

Agregó que “yo no he asumido un reto para ir a fracasar, nunca he fracasado en ninguna de las misiones asignadas y esta no creo que sea la excepción, no creo que sea mi Waterloo como general, tiene que ser éxito porque no es opción, ni para el pPresidente ni para el ministro fracasar, ni lo es para Honduras”.

A la vez, confió que no tiene ninguna justificación para decir que no ha podido realizar la depuración.

“Yo no tengo ninguna justificación, más que sea un negligente en no aplicar el mandato que me ha dado el Presidente de la República”.

También llamó a no tener miedo, al tiempo que indicó que “no estamos destruyendo la Policía, la estamos construyendo”.

 SUSPENDIDOS

Pacheco Tinoco informó que durante un año y tres meses de gestión se ha encontrado una serie de “trabas” para sacar a los policías de la institución.

El funcionario ejemplificó que “tenemos un caso de un muchacho que de inspector cometió un delito, estuvo preso, el juzgado me ordenó reintegrarlo, él ya se reintegró, los compañeros de él son subcomisionados y hay que ascenderlo, porque el mandato de la sentencia dice reconocerle todos sus derechos e incluso sus ascensos, yo no me voy a pelear con el juez y caer en desacato porque a mí sí me van a meter preso”.

Ahondó en otros aspectos como los policías que están en calidad de suspendidos.

“Yo hablaba de los que están suspendidos y están devengando salarios, eso es lo que queremos terminar, gente que está en reposo y tiene hasta tres años de estar en esa condición y están devengando un salario, porque yo como ministro no se los puedo quitar porque tenemos leyes muy garantistas que los protegen y si yo hago eso me pueden demandar.

Pacheco Tinoco indicó que “la diferencia es que aquí hay un mandato claro” contestó a la pregunta sobre cuál es la diferencia con los procesos anteriores. Al tiempo que explicó que en diversas ocasiones indicó a la rectora de la Universidad Nacional Autónoma de Honduras, Julieta Castellanos que “aquí se necesita más que una decisión de depurar, un mandato claro, a mí de qué me servía el año pasado sacar 500 policías si ahorita los tuviera de regreso, si hay muchos abogados llevando estos casos, al final se convierte en un negocio de cierta gente que trabaja con los policías y les lleva estos casos, entonces es una pérdida de dinero”.

Expresó que en 2015, el Estado de Honduras pagó alrededor de 80 millones en indemnizaciones, salarios caídos y aún quedan casos de administraciones anteriores a aquellos policías que fueron depurados sin seguir el correspondiente procedimiento.

El ministro refirió que “lo que queremos es limpiar de una vez por todas esta institución y que se dedique a trabajar por la ciudadanía y por la seguridad pública”.

Consideró que “estamos reestructurando una institución, reorganizando, no estamos juzgando a nadie, porque si nos ponemos a juzgar vamos a perder nuestro propósito les corresponderá a otras instancias, que no quiere decir que por la comisión diga que se vayan y se paguen sus derechos quiere decir que ya están liberados de las penas, no, el proceso seguirá en la Fiscalía o en la Corte Suprema de Justicia”.