Campamentos callejeros reflejan división política en Brasil

BRASILIA (AP). Separados solo por un bulevar, en la capital de Brasil se levantan dos campamentos de manifestantes con opiniones contrarias que ponen de manifiesto la importante división ideológica del país reflejada en la Cámara de Diputados, donde legisladores debaten un juicio político contra la presidenta, Dilma Rousseff, que podría terminar con su destitución.

A un lado del icónico Eixo Monumental de Brasilia, que atraviesa el centro de la ciudad y desemboca en el parlamento, varios miles de partidarios de Rousseff levantaron una ciudad improvisada con carpas, duermen en hamacas y se alimentan de arroz y frijoles servidos por voluntarios en cocinas comunitarias.

Al otro lado de la calle, varios cientos de críticos con una mejor posición social exigen que se procese a la presidenta, a quien acusan del mal momento económico del país y de los casos de corrupción, que se reflejan en los elevados impuestos y el mal estado de hospitales públicos, escuelas y otros servicios básicos.