Juan Orlando Hernández: La reestructuración de la Policía es irreversible

De acuerdo al Presidente de la República, Juan Orlando Hernández, la reestructuración de la Policía Nacional es irreversible para construir una nueva institución que sea confiable, porque ese proceso forma parte de la estrategia de recuperación de la seguridad del país.

También se refirió a los crímenes supuestamente perpetrados por policías “tiene que hacerse justicia” y al mismo tiempo sentar un precedente.

En ese sentido, amplió que la comisión de depuración está facultada para separar policías «sin dar explicaciones» y que los afectados podrán seguir siendo investigados, aunque estén fuera de la institución.

Señaló que entre el 2006 y 2009 la impunidad «carcomió las raíces de las instituciones. El proceso de recuperación se inició desde su gestión, como presidente del Congreso Nacional, en el período anterior, con la creación de una plataforma jurídica y nuevas instituciones.

Recordó que desde el inicio de su gobierno dijo que «la lucha contra el narcotráfico es el punto de partida para la destrucción de todo este aparato de impunidad que se ha venido gestando en Honduras. ¿Por qué? Porque el narcotráfico es el principal detonante de la violencia en la región centroamericana, México y Colombia”.

Dijo que «Honduras, obviamente, allá por el 2007, 2009, era prácticamente el lugar preferido de los narcotraficantes para hacer sus operaciones y eso trajo como consecuencia la destrucción, a través de permear las instituciones del Estado».

Ahora, señaló, en Honduras se tienen «las consecuencias de haber abandonado en aquellos años las instituciones del Estado, de no estarlas sometiendo a un control permanente, a una depuración permanente, a una repotenciación permanente».

Lo que ahora está surgiendo, en relación a crímenes de alto impacto como los del zar antidrogas Julián Arístides González y Alfredo Landaverde, es una información que va a permitir a los entes investigadores del Estado, y en especial al Ministerio Público, empezar a hilvanar esa información, consideró.

Es una información “que oficialmente de alguna manera no se daba a conocer, sea de manera que la escondían, sea de manera que no la encontraban», pero «hoy hay retazos de información surgiendo y ahora lo que corresponde es que el Ministerio Público pueda ir tomando esas líneas de investigación”, planteó el mandatario.

Destacó el jefe de Casa de Gobierno que las autoridades de investigación tendrán que ir llamando a todas las personas que se mencionan en esas informaciones, a todos los ministros de Seguridad, oficiales y directores de la Policía, para buscar las conclusiones que permitan judicializar los casos.

Obligados a revisar informes

El Presidente Hernández indicó que los miembros de la Comisión de Depuración y Reestructuración de la Policía que nombró recientemente también están en la obligación de revisar todos estos informes, en función de la gente a quien vayan a separar de la Policía, y enviar toda esa información al Ministerio Público para contribuir con esta entidad en las investigaciones.

El Presidente de la República remarcó que el proceso de reestructuración, de acuerdo al derecho interno, “les permite (a los miembros de la comisión) sacar a alguien sin ninguna explicación, pero al mismo tiempo poderle decir sin perjuicio de las investigaciones que van a tener que seguir, porque en esto, por hacer depuración, no debemos generar impunidad”.

Explicó que cuando nombró a la comisión llamó de manera pública y privada a todas las instituciones para que le brindaran toda la información a la misma, para que esos expedientes que sirven de soporte para la toma de decisiones a ese órgano de depuración también sean una contribución para lo que va a estructurar el Ministerio Público.

“Aquí tenemos que actuar todos coordinadamente, y también la ciudadanía», comentó, y pidió que «cada hondureño que tenga información que permita hacer un trabajo efectivo de depuración, de reestructuración de la Policía, debe mandar información a esta comisión que hemos nombrado», comentó.

En ese sentido, afirmó que la comisión debe estructurar un mecanismo de recepción de denuncias con todas las seguridades del caso, “para que podamos tener una Policía que nos merecemos, una Policía de resultados, confiable, porque lo que andamos buscando la construcción de un nuevo país”.

No está en la luna

Hernández afirmó que la depuración y reestructuración de la Policía “no está en los cuernos de la luna; hay otros países aquí cerca en América Latina que lo han logrado. Por ejemplo, una policía especial en Chile que es la institución de mayor prestigio de las instituciones públicas, mientras que en Colombia hay una Policía que logró certificarse en ciertos cuadros. Esas son las metas que debemos ponernos los hondureños».

Aseveró que la información que está saliendo, sobre señalamientos contra policías vinculados en crímenes, «tiene que analizarse con profundidad, con el apoyo de nacionales, de extranjeros, y estructurar la hoja de ruta para poder judicializar esos casos, hacer justicia y que al mismo tiempo vayamos construyendo la nueva Policía que el país se merece”.

Nombramientos y ascensos

Sobre policías nombrados en nuevos cargos o ascendidos pese a esos señalamientos, el presidente Hernández indicó que si dentro de la misma Policía es evidente que no se tenía archivo de expedientes, y si había expedientes o retazos y estos no fluían como debía ser, «entonces lo que va caminando es algo que no lleva el sustento que debería».

Agregó que para los ascensos en la Policía debe haber una serie de procesos internos, “y uno confía, como se hace con Fuerzas Armadas y como se hace con otras instituciones que tienen sus propios esquemas de meritocracia, en la información que llega”.

También indicó cuando dirigía el Congreso Nacional concluyó que “no es suficiente para un presidente tener la información que le dé la misma institución, cuando se trata de ascensos de oficiales superiores”.

Ante esa situación, «yo provoqué la modificación, en el caso de la Policía», para que los ascensos de oficiales superiores «pasaran a aprobación por el Congreso Nacional, como se hace en Fuerzas Armadas, porque si adentro del Ejecutivo no hubiera el suficiente rigor para revisar con detalle o se pasara alguna información para no tomar decisiones apropiadas, entonces tenemos el control del Congreso Nacional», dijo Hernández.

El sistema de ascensos «es parte de lo que tiene que reestructurarse en este momento», afirmó.

Sentar precedentes

El titular del Poder Ejecutivo señaló que “lo dije muy claramente desde que iniciamos este proceso: aquí deben de sentarse precedentes para que no vuelvan a ocurrir estos hechos», como la vinculación de policías con el crimen organizado.

«Como les decía a los miembros de la Comisión de Reestructuración de la Policía Nacional y la Secretaría de Seguridad: si ustedes van a separar a alguien, aunque no encuentren nada ahorita, es bueno que dejen la salvedad en el acuerdo de separación, (de que es) sin perjuicio de las investigaciones que seguirán haciendo los entes del Estado con el compromiso de hacer justicia”, explicó.

“Entonces, (en el caso de esos policías) se trata de seres humanos que se coludieron, que escondieron información», añadió.

«Pero hoy como nunca tenemos una voluntad política y hemos logrado construir un consenso social con entidades internas, como, por ejemplo, todos los líderes que participaron en los diálogos del año pasado y antepasado”, refirió.

Asimismo, Hernández apuntó que todos esos sectores, así como los representantes de organismos internacionales y embajadas, estuvieron presentes para darle todo el soporte a esta Comisión de Reestructuración de la Policía Nacional, el día de su presentación, el miércoles 12 de abril, en Casa Presidencial.