Bolivia: discapacitados escriben con sangre sus pancartas de protesta

Las personas con discapacidad que reclaman al gobierno boliviano una mejora sustancial del subsidio que reciben procedieron este sábado a quitarse sangre y escribir con ella sus pancartas de protesta.

“Renta o muerte” reza uno de los tantos los carteles escritos con sangre humana, a modo de tinta, en una singular expresión de protesta.

En inmediaciones de la plaza de Armas de La Paz, donde están el Palacio de Gobierno y el Congreso, los manifestantes procedieron a extraerse sangre con jeringas para luego escribir con ella sus pancartas.

Decenas de minusválidos permanecen durante tres días en las cuatro vías de acceso a la plaza principal de La Paz como medida de presión para ser recibidos por el presidente Evo Morales.

«Estaremos aquí hasta las últimas consecuencias. Queremos vivir con dignidad», afirmó Diego Cayo, líder de los manifestantes, a tiempo de rechazar una última invitación del gobierno a dialogar, pues esa convocatoria no contempla la discusión sobre el monto del subsidio.

El grupo de discapacitados pide que el subsidio mensual de 80 bolivianos (11,5 dólares) por persona sea elevado a 500 bolivianos (72 dólares).

El gobierno ha rechazado reiteradamente esa posibilidad argumentando que tendría efectos perversos sobre las finanzas públicas.

El gobierno llegó a un acuerdo con otros dirigentes de los minusválidos, convenio rechazado por el grupo que protagonizó una marcha de 400km por 35 días desde Cochabamba (este) hasta la ciudad de La Paz.

Las protestas de los minusválidos fueron dispersadas en días pasados con gases lacrimógeneos por la policía. Naciones Unidas ha exhortado al gobierno y a los movilizados a buscar soluciones integrales.