Investiga plan para atacar a embajador de EEUU

El Ministerio Público (MP), junto las Fuerzas Armadas (FF AA), han conformado un equipo especial de inteligencia para investigar quienes serían los hondureños que están detrás de un supuesto plan para atentar contra el embajador de Estados Unidos en Honduras, James D. Nealon.
La publicación de los nombres de los capitanes. Santos Rodríguez Orellana y Carlos Alberto Maradiaga Izaguirre, de las FF AA, por parte de la Embajada de Estados Unidos, al estar investigados por suponerlos responsables de los delitos de corrupción y narcotráfico, ha provocado un “temblor” en la institución castrense, ya que se rumora que hay listas de jerarcas militares vinculados con el narcotráfico, sin que las autoridades hondureñas lo confirmen hasta el momento.
Desde el lunes anterior los dos capitanes permanecen en las bases donde prestaban sus servicios sin poder salir, esperando el resultado de las investigaciones y que la Embajada de Estados Unidos justifique por qué los están investigando.
El capitán Rodríguez Orellana, declaró recientemente, que agentes de la Administración para el Control de Drogas (DEA, siglas en inglés), de Estados Unidos, lo citaron el domingo anterior en la sede diplomática norteamericana de Tegucigalpa.
Indicó que le dijeron que lo había recomendado el general Ramón Sabillón, con quien realizaba operaciones encubiertas en La Mosquitia, Gracias a Dios, sin embargo cuando llegó a la Embajada, lo querían obligar a que declarara contra altos funcionarios del gobierno.
Querían que dijera “que el hermano del Presidente, Tony Hernández, Wilter Blanco y un tal Soto me hablan a mí, que me visitan y que ellos me estaban pagando para que yo ejecutara un plan para matar al embajador de Estados Unidos”, aseguró.

PRUEBAS

“Yo no puedo dar una información a la DEA si yo no los conozco, yo no puedo declarar contra Wilter Blanco y Tony Hernández, en ningún momento, porque definitivamente yo no sé si son narcotraficantes, quien va a decidir si son narcotraficantes es un juez o lo va a determinar un tribunal”, apuntó.
Mientras tanto, la esposa de Rodríguez Orellana, Jeniffer Bonilla, fue al Comisionado Nacional de Derechos Humanos (Conadeh), a pedir protección, debido a que teme por la vida de ella, su esposo y sus hijos, ya que él, supuestamente tiene información de operaciones contra el narcotráfico donde se han visto involucrados funcionarios del actual gobierno, como el secretario de Defensa, Samuel Reyes.

La esposa del capitán, Rodríguez Orellana, pidió protección al Conadeh, porque teme por la vida de su esposo y la de sus hijos.
La esposa del capitán, Rodríguez Orellana, pidió protección al Conadeh, porque teme por la vida de su esposo y la de sus hijos.

NADA DEBE

Ante los señalamientos el titular de la Secretaría de Defensa, Samuel Reyes, dijo ayer que “quien nada debe, nada teme” y al mismo tiempo demandó que, “en relación a que la esposa de uno de estos oficiales ha mencionado mi nombre, quiero públicamente pedirle y exigirle que si tiene pruebas se presente ante el Ministerio Público, presente dichas pruebas para que se inicie una investigación”.
“En cuanto a nuestro actuar me remito a los resultados que ha habido en este gobierno en cuanto a la lucha contra el crimen organizado, que hay mucho trabajo por hacer muchas cosas que corregir estamos claros, pero nos remitimos a los resultados que hemos tenido en este gobierno, atendiendo clara y directamente las instrucciones del Presidente de la República”, declaro.

ATENTADO

Consultado sobre ¿qué saben ustedes de que un grupo de hondureños encabezados por Wilter Blanco, atentarían contra el embajador de los Estados Unidos, James D. Nealon?, Reyes expresó que se ha mencionado una serie de elementos y el MP ha anunciado que ya inició un proceso de investigación.
“De nuestra parte, el Ministerio de Defensa y las Fuerzas Armadas estaremos colaborando con el Ministerio Público en lo que ellos requieran para esclarecer esta situación y si hay oficiales de las Fuerzas Armadas que han cometido errores en ese sentido o que se han prestado para actos ilícitos, serán presentados ante la justicia”, sentenció.
El funcionario aseguró que ha tenido diferentes alertas sobre los posibles atentados contra el diplomático y en cada una se hacen los despliegues, las acciones en cuanto a inteligencia y operativos.

Carlos Alberto Maradiaga está recluído en las FAH.
Carlos Alberto Maradiaga está recluído en las FAH.

“Hemos ido avanzando en ese sentido y se han dado las alertas y se han atendido, insisto el Ministerio Público ha anunciado que ha iniciado un proceso de investigación, de nuestra parte vamos a colaborar para llegar a esclarecer esta situación”, aseguró.
En cuanto a la presunta detención y liberación del supuesto capo hondureño, Wilter Blanco, Reyes justificó que son diferentes instituciones que trabajan en la Fuerza de Seguridad Interinstitucional Nacional (Fusina), en ese sentido, “lo dejaríamos en manos del Ministerio Público que ha iniciado un proceso de investigación para que avance, lo que nos corresponde es colaborar con ellos”.
Al consultarle sobre posibles solicitudes de extradición de efectivos de las FF AA, dijo que “el Presidente ha sido claro al decir que si alguien se ha portado mal y en ese mal comportamiento ha afectado al Estado de Honduras y a otro Estado, Honduras está dispuesta a colaborar”.

ESPERANDO

Por otro lado, el portavoz de las FF AA, coronel de infantería, Lenin Gonzales, confirmó que hasta ayer los capitanes que están bajo investigación por la Embajada de Estados Unidos no tenían orden de captura, por lo cual se mantenían en sus labores en las bases donde han prestado sus servicios.
Mientras tanto, la esposa del capitán Rodríguez Orellana, se presentó nuevamente ayer ante el Conadeh, declarando que a su esposo no lo dejaron salir supuestamente porque estaba encerrado.
“Hoy (ayer) me traslade nuevamente a dejarle alimentación y cuando estaba llegando mire un noticiero donde estaba Samuel Reyes hablando e inmediatamente me comunique con Renato Álvarez para que mi esposo pudiera hacer uso del derecho de defensa”, declaró.
“En eso llegó el coronel Caballero, jefe del Ejército y le dijo, corte, corte. Cuál es el miedo que tiene el coronel, cuál es el miedo que tienen las Fuerzas Armadas, que no hable este capitán o que no se defienda”, cuestionó la señora.
Bonilla declaró que, “discúlpeme, le dije,  es lo único que nosotros podemos hacer, porque en este país nosotros no somos nadie, no tenemos dinero ni tenemos el poder que tiene el señor Presidente o cualquier cúpula militar, no sé contra quién estamos peleando, aquí estamos haciendo disparos al aire”.
“No sé cuál es el temor de las Fuerzas Armadas en decirme en mi cara que cortara, el coronel Caballero ahora dio la orden que no me dejaran entrar, no sé por qué”, se quejó, al tiempo de interponer un recurso de Hábeas Corpus ante la Corte Suprema de Justicia (CSJ), porque le preocupa la seguridad de su esposo.


Raúl Pineda Alvarado: Temas generan mucho daño y en especial en año político

Raúl Pineda.
Raúl Pineda.

El analista en materia de seguridad y defensa, Raúl Pineda Alvarado, consideró que el gobierno debe defender la modalidad del Estado de Derecho y soberanía, al mismo tiempo, pedir una explicación a la Embajada de Estados Unidos, de por qué agentes de la DEA vienen a interrogar efectivos de las Fuerzas Armadas (FF AA), sobre un supuesto complot para atentar contra el embajador de Estados Unidos.
Indicó que ambos temas no pueden quedarse en el nivel mediático, porque generan mucho daño, en especial en un año político, donde la confrontación y la efervescencia de la situación actual de Honduras hacen que se puedan gestar acciones de montaje.
“Así como están las cosas el gobierno de Honduras a través de la Cancillería debe pedirle información y explicaciones a la Embajada americana y por otra parte se debe hacer una profunda investigación que permita determinar la certeza o la falsedad de ese tipo de comentarios que comprometen las relaciones de Honduras con Estados Unidos”, precisó.
Dijo que el hecho que haya elementos de las FF AA que han estado dando protección a ciertos carteles de la droga en el sector atlántico no es algo desconocido, el problema es determinar si estas personas están actuando como agentes encubiertos, infiltrados o si realmente están en convivencia con los criminales.
“Es urgente que las autoridades hondureñas establezcan un protocolo, para identificar y controlar la actividad de los agentes encubiertos y provocadores, que son agentes del Estado que se comportan como criminales para ser integrados a estos grupos del crimen organizado y tener información que facilite su combate”.
El protocolo deben manejarlo los organismos de inteligencia, investigación y la Fiscalía para establecer si esas personas que andan con los delincuentes están efectivamente haciendo un trabajo de inteligencia y que no vaya a pasar como con otros investigadores que los han tratado como delincuentes.
Pineda auguró que “nosotros debemos prepararnos para una serie de situaciones escandalosas que se van a dar en los próximos meses, que ya han sido anunciadas, con políticos, empresarios, banqueros y elementos de la autoridad que van aparecer vinculados”.
En cuanto al destino de los capitanes retenidos, el analista dijo que nadie puede ser detenido sino es mediante una orden escrita de un juez competente, mientras esto no suceda, ellos están favorecidos por su estado de inocencia que es característico de los gobiernos democráticos.