A “El Pozo” otros 9 peligrosos cabecillas de la “MS-13”

Bajo un gran hermetismo y estrictas medidas de seguridad, nueve peligrosos cabecillas de la pandilla “MS-13” fueron trasladados ayer en la mañana, desde la Penitenciaría Nacional Marco Aurelio Soto, ubicada en aldea Támara, hasta el presidio de máxima seguridad conocido como El Pozo, ubicado en Ilama, en el departamento de Santa Bárbara.
Con el nuevo traslado ya suman 66 reos privados de libertad, mejor conocidos como “Toros o Torones”, por ser considerados los encargados de controlar, planear y ordenar distintos asesinatos y extorsiones que se ejecutan por parte de sus compinches afuera de la cárcel, específicamente en distintos puntos de la capital.
Los reos trasladados son considerados de alta peligrosidad y por tal razón el gobierno central decidió reubicarlos en El Pozo, para evitar que continúen delinquiendo desde las cárceles.
El traslado comenzó ayer a las 9:00 de la mañana, al momento que a la Penitenciaría Nacional llegó un contingente militar, con las órdenes de sacar del módulo a nueve peligrosos privados de libertad por haber cometido diversos crímenes, desde masacres hasta quema de autobuses.
MÁXIMAS MEDIDAS DE SEGURIDAD
Con precaución y la presencia militar, uno a uno los pandilleros seleccionados fueron sacados de sus celdas en el módulo de Procesados 2, donde gozaban de una infinidad de lujos y prebendas, pese a haber perdido sus derechos por ser infractores de la ley.

Los nueve privados de libertad ayer fueron trasladados a la cárcel de máxima seguridad de El Pozo.
Los nueve privados de libertad ayer fueron trasladados a la cárcel de máxima seguridad de El Pozo.

La mayoría de antisociales seleccionados tenían sus cortes de cabello al estilo “pelón” y sus cuerpos y caras marcados con una infinidad de tatuajes alusivos a la mencionada estructura criminal, revelando su antigüedad y altos rangos dentro de la “MS-13”.
Luego de ser sacados del centro penal, los “mareros” fueron subidos en patrullas de la Policía Militar del Orden Publico (PMOP), siendo trasladados a un campo del Batallón Agrupamiento Táctico Especial, ubicado en las cercanías de la cárcel, siempre en la aldea de Támara.
En el polígono militar los esperaban dos helicópteros, cuyo plan de vuelo tenía como parada final el centro penal de máxima seguridad nombrado como “El Pozo”. Cuando fueron subidos a la nave aérea los “mareros” ya vestían los peculiares uniformes anaranjados.
Cabe resaltar que los nueve trasladados fueron llevados en completo hermetismo por las autoridades correspondientes, sin siquiera dar los nombres de los nuevos huéspedes del mencionado centro penal ubicado en el occidente del país.
Al consultar las identificaciones de los reos removidos, las autoridades del Instituto Nacional Penitenciario (INP) y de la Policía Militar del Orden Publico, dejaron entrever que cierta información era de seguridad nacional, por lo que correspondía a personal de Casa Presidencial proporcionar los perfiles de los mencionados pandilleros.
SOLO “TORONES”
La mayoría de nuevos “huéspedes” de El Pozo son considerados sanguinarios cabecillas de “maras” y pandillas.
La mayoría de nuevos “huéspedes” de El Pozo son considerados sanguinarios cabecillas de “maras” y pandillas.

Pero extraoficialmente se logró averiguar los nombres de los trasladados que son José Virgilio Sánchez Montoya (27), con alias de “Pechocho o Bandido” y Dany Danilo Díaz López “Scrapy”.
Además fueron llevados Deyby Wilfredo Enríquez Andino, Luis Francisco López Galo, Mario René Díaz Gómez, Edwin Abraham Maldonado Palma, Henry García, Wilfredo Rodríguez Martínez y William Joel Navas (alias Terrible).
La mayoría guardan prisión por estar involucrados a homicidios múltiples, como ser una masacre ejecutada al interior de una zapatería ubicada en la costa norte, donde murieron 17 personas violentamente.
Algunos de los pandilleros habían sido trasladados anteriormente desde los centros penales de San Pedro Sula, departamento de Cortés y de la cárcel de máxima seguridad ubicada en el municipio de El Porvenir, Francisco Morazán, hacia la Penitenciaría Nacional Marco Aurelio Soto de Támara.
EXTORSIONADORES
Según algunas informaciones, los señalados han ordenado desde sus celdas la quema de buses, como medida de presión para que transportistas paguen grandes cantidades de dinero por extorsiones.
Con las reubicaciones de los denominados “torones” de la “MS-13”, las autoridades gubernamentales pretenden que los despiadados “mareros” dejen de operar y ordenar más crímenes desde sus centros de reclusión.
Porque algunos están ligados a crímenes de alto impacto, como son el narcotráfico, extorsión y ser los cerebros de las mencionadas “maras” o pandillas.
Los traslados de los denominados “toros” hasta el centro penal de El Pozo, comenzaron el 19 de septiembre del presente año, con instrucciones del Presidente de la República, Juan Orlando Hernández.
Bajo fuertes medidas de seguridad y en helicóptero fueron trasladados los pandilleros.
Bajo fuertes medidas de seguridad y en helicóptero fueron trasladados los pandilleros.

Anteriormente y en distintas misiones militares habían sido trasladados desde las principales cárceles 57 cabecillas o “torones” de las pandillas Mara 18 y MS-13, así como reos comunes o “Paisas” de alta peligrosidad.
Los trasladados eran considerados los dueños de los centros penales donde guardaban prisión, manteniendo sometidos a los demás reclusos y gozando de una infinidad de lujos y prebendas, compradas con dinero obtenido mediante extorsiones y cobro por sicariatos.
Los nuevos “huéspedes” de El Pozo:
1. Deyby Wilfredo Enríquez Andino (El Duende)
2. Dany Danilo Díaz López (Scrapy)
3. José Virgilio Sánchez Montoya (Pechocho o Bandido)
4. Luis Francisco López Galo
5. Mario René Díaz Gómez
6. Edwin Abraham Maldonado Palma
7. Henry García
8. Wilfredo Rodríguez Martínez (Baby Rebelde)
9. William Joel Navas (alias Terrible).