Cara de ‘bolo’ compromete a conductores en operativos

Autoridades de la Dirección Nacional de Tránsito (DNT), han adoptado la norma de arreciar los operativos nocturnos durante los fines de semana, principalmente en puntos de mayor circulación de la capital, sobre todo para evitar accidentes viales de fatales consecuencias.
Los sábados se ubican en al menos seis puntos de la capital para no dejar circular a personas que conducen automóviles bajo los efectos del alcohol. Esos retenes inician el sábado, entre las 10:00 de la noche y las 5:00 de la mañana, y uno lo instalan en el bulevar Morazán, otros frente al aeropuerto Toncontín, igual en el anillo periférico, a la altura de Residencial Las Uvas y en la salida de la colonia Kennedy, entre otros donde además realizan pruebas de alcoholemia.
Los agentes requieren a cada uno de los automovilistas que por allí transitan y muchos resultan positivos y algunos se muestran agresivos y otros muy colaboradores.
Un singular caso fue el de un señor de unos 60 años que se conducía por el bulevar Morazán, en una camioneta en compañía de unas damas y los uniformados le abordaron para preguntarle: “Buenas noches señor, ¿todo está bien?”. “Claro que sí señor policía”, respondió. “¿Le podemos hacer la prueba de alcoholemia?”, le increparon, ante lo cual repuso: “No señor, no es necesario que me la hagan, porque tengo 30 años de haber dejado de beber y lastimosamente lo que no se me puede quitar es esta cara de bolo que me ha quedado”. Entre algunas risitas, el agente le dijo: “Continúe su marcha señor y que tenga un buen viaje”.
Contrario al comportamiento del sexagenario, un joven de unos 25 años de edad que se conducía en un vehículo turismo, a quien a la distancia se le notaba que andaba alcoholizado, llegó al retén botando los conos que coloca la Policía en medio de la calle.

Los policías de Tránsito les aplican la prueba de alcoholemia a los conductores para evitar que sigan circulando en estado de ebriedad.
Los policías de Tránsito les aplican la prueba de alcoholemia a los conductores para evitar que sigan circulando en estado de ebriedad.

DECOMISAN LICENCIA

De inmediato, uno de los agentes le pidió que por favor se bajara del auto para practicarle la prueba y conocer los niveles de embriaguez que andaba, sin embargo este se negó y salió caminando por la orilla de la calle, exclamando: “Estos pendejos… no lo pueden dejar en paz a uno, si ya voy para la casa”.  En tanto, le decomisaron la licencia y el vehículo quedó estacionado por más de tres horas hasta que se le bajaran los niveles de alcohol en el organismo.
Al respecto, el subinspector, Mauricio España, encargado de ese operativo, manifestó que precisamente ese es el objetivo de evitar que personas como el muchacho ebrio sigan  conduciendo en esas condiciones poniendo en riesgo su propia vida y la de los demás.
“Hay muchos ciudadanos que se conducen en estado de ebriedad y se comportan de esa manera, algunos reconocen que han tomado, pero hay otros que hasta llevan los envases, latas y botellas en el piso del vehículo y todavía niegan que han ingerido bebidas”, lamentó.

El cuadro comparativo registra que entre enero y junio del 2016 hubo un aumento en la cantidad de decesos por accidentes de tránsito en relación al mismo periodo del 2015.
El cuadro comparativo registra que entre enero y junio del 2016 hubo un aumento en la cantidad de decesos por accidentes de tránsito en relación al mismo periodo del 2015.

Al consultarle cómo identificar a un conductor ebrio, dijo que “por el hablado, que no coordinan bien lo que dicen y a otros se les nota en la cara, aunque lo mejor es hacerle la prueba de alcoholemia”.
Añadió que para eso hacen los operativos con el fin de darle cumplimiento a la Ley de Tránsito y Ley de Penalización de la Embriaguez Habitual.
España dijo que los sábados normalmente decomisan unas 60 licencias para conducir, tanto a hombres como mujeres que al momento de aplicarles la prueba de alcoholemia sobrepasan la escala prohibitiva de alcohol que es de 0.07 hacia arriba.
“A estas personas se les decomisa su licencia y se llama a un familiar para que lo venga a traer o nosotros mismos lo vamos a dejar, pero después tiene que ir a las oficinas de Tránsito, donde puede pagar una multa que va desde 600 lempiras hacia arriba, según sea la falta, además le queda suspendida por seis meses”, apuntó.

OV-UNAH
Accidentes de tránsito son la segunda causa de muerte
Los agentes saturan algunos bulevares de la capital para evitar que conductores ebrios provoquen muertes.Con un promedio de 1,400 muertes en accidentes de tránsito en los últimos dos años a nivel nacional, las autoridades del ramo estiman que esta sigue como la segunda causa de fallecimientos en el país.
La mayoría de los decesos están relacionados a la ingesta de bebidas alcohólicas combinada con el exceso de velocidad y otras imprudencias en las que resultan desde una a cuatro víctimas mortales.
Según el Observatorio de la Violencia de la Universidad Nacional Autónoma de Honduras (OV-UNAH), con registros de enero a junio del 2016, “la segunda causa con mayor número de víctimas fueron los eventos de tránsito que en ese periodo sumaron 701 muertes y reflejaron un aumento de 5.1 por ciento, porque el homicidio sigue siendo la principal causa de muerte violenta con 2,568 casos”.
El promedio mensual de muertes por accidentes de tránsito fue de 117 víctimas y una media diaria de cuatro personas. Entre viernes y domingo ocurrieron 53.5 por ciento de los fallecimientos por ese tipo de causa.
La distribución geográfica de decesos se ha focalizado en los últimos años en Cortés y Francisco Morazán, centrando el 45 por ciento del total de las víctimas. En el primer semestre del 2016, hubo incrementos de 6.9 por ciento y 16.2 por ciento geográficamente, respectivamente. La tasa parcial de muertes por eventos de tránsito alcanzó 8.0 por cada 100 mil habitantes, ligeramente superior en 0.3 puntos que la tasa parcial del primer semestre del 2015.
Leonel Sauceda.
Leonel Sauceda.

Yoro, Atlántida y Comayagua sumaron el 23 por ciento de los casos y el 32 por ciento se distribuyó en los departamentos restantes del país. La caracterización de las muertes por eventos de tránsito según la variable de edad evidenció que durante el primer semestre del 2016, el 56.6 por ciento de las víctimas estaban entre los 15 y 39 años. El grupo de la tercera edad (60 y más años) sumó el 13.5 por ciento del total. De acuerdo con el sexo de la víctima, 80.9 por ciento de los casos fueron hombres y mujeres el 19.1 por ciento.
De su lado, el titular de la Dirección Nacional de Tránsito (DNT), subcomisionado Leonel Sauceda, informó que las cifras son significativas. “Durante el 2016 registramos que unas 1,242 personas han fallecido, pero estamos trabajando en la prevención para evitar que más familias se enluten por este tipo de consecuencias al no respetar las leyes que ya establecen que una persona no puede conducir bajo los efectos del alcohol”, señaló Sauceda, para decir que casi son las mismas cifras del 2015.
El funcionario policial contó que uno de los casos más recientes que les ha conmovido es el de un ciudadano que en un bulevar de Tegucigalpa, en total embriaguez se conducía acompañado de un niño de ocho años de edad y afortunadamente no habían fracasado en el trayecto.
“A esa persona tuvimos que requerirlo, quitarle el vehículo y la licencia y luego fuimos a dejar el niño a su casa en una patrulla y al irresponsable padre tuvimos que dejarlo detenido”, deploró.