Apóstol ora por la paz en Honduras

En el marco de su gira universal, el líder de la iglesia La Luz del Mundo, apóstol Naasón Joaquín García, reunió en San Pedro Sula a más de 10 diez mil fieles representantes de los 18 departamentos del país y simpatizantes que escucharon la palabra de Dios.
Durante su estadía en Honduras, fue acompañado por el coro Monumental de Mixco que unió sus voces con el coro formado por fieles de la iglesia local para alabar y bendecir al creador del mundo.
El pastor jurisdiccional de Honduras Efraín Gerardo Alvarado, le dio las palabras de bienvenida al momento que hizo su arribo junto a su esposa y pastores, saludando a los niños, adultos, jóvenes y misioneros.
García centró su prédica en la necesidad de adorar a Dios y a su hijo Jesucristo, pero también se enfocó en temas relacionados con el importante lugar que tiene el cristiano en la sociedad, la iglesia, el respeto a las autoridades, a la vida y a los símbolos patrios que forman parte de la historia de los pueblos.
“En muchos países que he visitado, diversas autoridades de gobierno me han extendido reconocimientos por mi labor espiritual, social, humanitaria y cultural; esto se debe a las buenas acciones de los miembros de la iglesia, impulsando sus comunidades con grandes proyectos de desarrollo integral humano, por eso los exhortó a seguir siendo buenos cristianos para Dios y buenos ciudadanos para el mundo”.
Destacó, los principios civiles que enseña la iglesia, “pues afirmamos que como ciudadano cada cristiano le asiste el derecho a integrase en el contexto general de la sociedad, al trabajo, salud y la educación, a ser emprendedores, destacar en las artes, la ciencia, a destacarse académicamente en el ejercicio de nuestras garantías constitucionales”.
Apuntó que, “creemos que los gobiernos son establecidos para impartir justicia; oramos por los gobiernos y sus autoridades, ya que la iglesia enseña como ciudadanos el cumplimiento de las leyes de cada país, el respeto a las culturas nacionales y símbolos patrios, el respeto por la vida que es un designio divino”.
También pidió oración a Dios por las autoridades, por la paz en Honduras, por sus ciudadanos en general, por los periodistas y por el cese de la violencia, “porque el tiempo de prosperidad de Honduras ha llegado”.