Empresarios tocan las puertas del Conadeh por retención del ISV

Los empresarios se aferran al contenido explícito del nuevo Código Tributario, luego que el Servicio de Administración de Rentas (SAR) emitiera un comunicado que ordena a los emisores de tarjetas de crédito retener el Impuesto Sobre Ventas (ISV), en las transacciones comerciales.
Así lo esbozó este jueves el exministro de Finanzas y ahora consultor del sector privado, Arturo Alvarado, al expresar que “el artículo 214 del Código Tributario no ha sido trastocado, sigue teniendo vigencia y es el que legalmente se debe de cumplir”.
“Lo que emitió la SAR fue un comunicado instruyendo a los emisores de tarjetas de crédito para que, con base a un contenido del artículo 8 de la Ley de Impuesto Sobre Venta que ha sido modificado”.
La disposición del SAR ha sido rechazada por las cámaras de comercio y el Consejo Hondureño de la Empresa Privada (Cohep), argumentando que en muchos casos, las mercancías ya pagaron el 15 por ciento de ISV al momento de entrar al país como importación.
En este sentido, el entrevistado agregó que “el Código Tributario es la máxima autoridad legal bajo el cual se deben de regir las autoridades tributarias y las demás leyes secundarias que salen del contenido” de la nueva normativa.
“Lo que estamos pidiendo es que se cumpla con la ley”, afirmó que “hay una interpretación de la SAR que no es correcta”. Hasta ahora el ente tributario no se ha referido al tema.
Alvarado refirió que “el Cohep ya presentó un recurso administrativo y se envió copia al Comisionado Nacional de los Derechos Humanos (Conadeh), porque ahora existe la Fiscalía del Obligado Tributario”.
“Estamos agotando los recursos administrativos para tratar de resolver el tema, sino, se va a continuar con los procedimientos que el Código permite”.
El sector privado asegura que con esta nueva disposición, el tributo se pagaría doble, lo que daría lugar a ser devuelto por el SAR como solvencia fiscal mediante notas de crédito, que descapitaliza a los comercios porque el trámite que es tardado.
Aseguran que la situación afecta más a los comercios que cobran en dinero plástico, tales como; supermercados, restaurantes, ferreterías, agencias de viaje, entre otros, porque se descapitalizan.