Repatrian de Guatemala restos de una quinceañera

Las autoridades guatemaltecas repatriaron el domingo anterior los restos de una quinceañera que habría sido “robada” por un “chapín” a finales del año pasado y cuyo paradero se ignoraba.
Se trata de Oneyda Flores Pineda, quien se marchó de Honduras por un punto ciego del sector fronterizo de Corinto, rumbo al departamento de Izabal, supuestamente en compañía de un hombre que le dobla la edad y que la enamoró.
La jovencita que vivía cerca de Tegucigalpita en Omoa, Cortés, se puso nostálgica y depresiva, por lo que supuestamente dejó de ingerir alimentos, al grado que se enfermó y tuvo que ser internada para recibir asistencia.
Se informó que la muchacha falleció en el Hospital Japón de Puerto Barrios, Guatemala, en circunstancias aún no esclarecidas.
En ese centro asistencial, reveló la dirección y números de contacto de sus parientes que se limitaron solo a recoger sus restos.