Bajan a conductor de rapidito y lo ejecutan en San Pedro Sula

Sujetos que se conducían en un vehículo, bajaron este martes al conductor de una unidad de transporte rapidito, para luego ejecutarlo de varios balazos en la 20 calle, 15 avenida del barrio Cabañas de San Pedro Sula.
A eso de las 5:30 de la mañana, Jonathan Alberto Fernández, se conducía en un microbús de color rojo de la Ruta Número Uno, por la referida dirección con rumbo al centro de la ciudad.
Sin embargo, de repente fue interceptado por sujetos que se conducían en un turismo color azul, quienes lo obligaron a detener la marcha del pequeño bus, por lo que Fernández les obedeció.
Acto seguido, a punta de pistola le exigieron que se bajara de la unidad, al igual que los pasajeros y al ayudante.
Posteriormente, lo llevaron a la parte posterior del microbús y comenzaron a dispararle hasta acabar con su existencia.
Tras cometer el crimen, los gatilleros se dieron a la fuga en un turismo color azul, por lo que, autoridades policiales se desplazaron a distintos sitios de la ciudad, para tratar de dar con su paradero.
Inicialmente se dijo que el ayudante estaba desaparecido, pero horas después esa versión fue desmentida.
Familiares del infortunado conocido entre ellos y sus amistades con el sobrenombre de “El Pelón”, manifestaron que desde muy pequeño laboraba en las unidades de transporte, pues comenzó trabajando como ayudante, pero con el paso del tiempo se convirtió en motorista.
No se descarta que tras la muerte de Fernández esté el mal llamado impuesto de guerra, ya que, de acuerdo a algunos empleados de la empresa de transporte, miembros de un grupo delictivo les están exigiendo una fuerte cantidad de dinero semanal a cambio de dejarlos trabajar con tranquilidad.
ULTIMAN TAXISTA
Por otra parte, el pasado lunes en la colonia Kennedy de El Progreso, Yoro, un taxista murió en similares circunstancias, tras ser privado de su libertad.
Familiares de Jeyson Adolfo Romero (24), manifestaron que a eso de las 7:30 de la noche, este se encaminaba por una de las calles de la referida colonia con dirección a su casa, pero se encontró con dos sujetos que lo llamaron para que se acercara a ellos.
Luego que Romero se aproximó a los desconocidos, estos se lo llevaron privado de libertad, pero a eso de las 8:00 de la noche fue hallado muerto cerca de unos tanques entre las colonias Kennedy y Corocol.
La víctima presentaba varios impactos de bala, pero se descartó el robo como móvil, ya que, de acuerdo a los dolientes, al momento del reconocimiento portaba todas sus pertenencias.
Deudos de Romero dijeron que trabajaba como taxista desde hace algún tiempo, pero al momento de ser privado de su libertad, iba a pie para su casa.
Agregaron que desconocen los motivos del por qué acabaron con su existencia, ya que nunca les comentó si había tenido problemas con alguna persona en particular.