Problemas de aprendizaje en niños será abordado por conferencista guatemalteca

Afectan el rendimiento escolar y las relaciones interpersonales de los niños. Se trata de los problemas de aprendizaje en menores de edad escolar, que son variados y lo padece uno de cada diez niños. Pueden ser detectados a partir de los cinco años de edad y son una gran preocupación para padres de familia y maestros.
Para abordar este y otros temas relacionados, la psicopedagoga guatemalteca Claudia Paniagua visitará  Honduras para impartir una conferencia sobre este importante tema que puede desembocar en deserción escolar.
La ponencia se realizará el 22 de febrero a las 6:00 de la tarde en “Eagle and Sun After School Program” en colonia  La Reforma de Tegucigalpa y la entrada es gratis.
Qué son los problemas de aprendizaje?
Para entrar en materia, Paniagua explica que estos  problemas se constituyen en desordenes en uno o más de los procesos psicológicos básicos, implicados en la comprensión o en el uso del lenguaje hablado o escrito.
Estos se manifiestan en una capacidad imperfecta para escuchar, pensar, hablar, leer, escribir, deletrear o hacer cálculos matemáticos, incluyendo condiciones como las discapacidades de la percepción, los daños cerebrales, la disfunción cerebral mínima, la dislexia, discalculia  y la afasia.
Pero ¿Qué pueden hacer los padres de familia para el correcto abordaje de este tema?
Paniagua explica que la participación  de los padres  es fundamental para conseguir soluciones generalizadas y mantenidas.  Lo más importante es reconocer que existe una dificultad en su proceso de aprendizaje, entender los desafíos a los que se enfrenta nuestro hijo, que nos permitirá poder comprender de una mejor manera lo que él o ella piensa y así poder brindarle la ayuda y atención necesaria.
El niño debe saber  la condición que le afecta, si está en edad de comprenderlo y según la edad, brindar estrategias que le permitan poder hacer las cosas por sí mismo.
Un problema conexo es el déficit de atención, que es un trastorno del neurodesarrollo, originado en la infancia, que implica un patrón de falta de atención, hiperactividad y/o impulsividad, alteraciones en sus funciones ejecutivas y que en muchas ocasiones está asociado con otros trastornos como los trastornos de conducta, ansiedad, y dificultades de aprendizaje.
La experta recomienda que en casa se puede manejar de manera adecuada este trastorno,  reconociendo las fortalezas de nuestros hijos y resaltarlas, ya que necesitan de mucho estimulo.
También establecer rutinas y fijar límites, usar frases cortas e instrucciones simples, así como utilizar frases cortas e instrucciones simples, emplear técnicas de modificación de la conducta, centrándose en lo que deseemos modificar.
Un aspecto muy importante es crear un ambiente de apoyo en el hogar, que proveerá de éxito a los niños y fomentara su amor propio.
En la escuela el déficit de atención se minimiza cuando la información es presentada visualmente, por lo que se deberá acompañar las clases con imágenes.
Las instrucciones deben ser claras y concisas, adecuadas a la capacidad y características del niño. Mejor sólo una instrucción en cada emisión verbal. Si introducimos diversas peticiones en una misma instrucción, el niño se pierde con facilidad.
Cuando se efectúe una demanda oral, es necesario asegurarnos de que antes se haya establecido contacto ocular. De esta forma eliminamos la atención a posibles estímulos distractores y facilitamos la recepción del mensaje. Antes de hablarle hay que pedirle al alumno que nos mire.
La ubicación física del alumno con déficit de atención en el aula es muy importante. Se debe priorizar aquellos sitios con pocos elementos de distracción como ventanas, zonas de paso, ruido, cerca del maestro o al lado de niños tranquilos.
Se le debe anticipar las diferentes actividades y repetir las instrucciones en el momento de iniciarlas. Es básico asegurarnos  que el niño ha entendido la tarea antes de iniciarla.
Otro problema de aprendizaje es la discalculia que no es más que  la dificultad para interpretar o traducir los símbolos aritméticos.  No se comprende la relación entre los conceptos y los símbolos numéricos, se dificulta el manejo de las reglas aritméticas, la alineación adecuada de los números, la inserción de decimales o símbolos durante el cálculo. Generalmente va asociada a otros trastornos, como la dislexia o el déficit de atención.
La dislexia también entra en el abanico de desórdenes ya que se trata de un trastorno específico de la lectura, que se caracteriza por un deterioro de la capacidad para reconocer palabras, lectura lenta e insegura y escasa comprensión, es una condición común que afecta la manera en que el cerebro procesa el lenguaje escrito y el lenguaje hablado.
¿Cómo deben abordar los problemas de aprendizaje los padres y maestros?
Cuando existe la sospecha que estamos frente a una dificultad de aprendizaje, según Paniagua se  debe observar si las conductas se repiten en todas las actividades diarias y en que ambientes se están manifestando ya sea en casa o en el  colegio.
Luego se debe buscar ayuda profesional, para que el alumno pueda ser evaluado, diagnosticado y a partir de ello, saber que estrategias y medidas implementar para poder garantizar el éxito del alumno, tanto en casa, como en el colegio y en su vida social y familiar.
Debemos recordar que todo diagnóstico e intervención es de manera individual, ya que las estrategias que funcionan con un niño puede que no funcionen con otro.
Que pueden hacer los padres de familia?
Es necesario que los padres conozcan sobre los problemas del aprendizaje, conocer la condición que afecta su hijo, lo que permitirá poder comprenderlo.
Conocer sobre los hitos del desarrollo y crecimiento y sus repercusiones en el proceso de aprendizaje, esto les permitirá saber que destrezas y habilidades debe desarrollar él niño, y cuáles son las señales de alerta, según su crecimiento.
Entender este proceso hará que seamos capaces de desarrollar diferentes herramientas para optimizarlo, especialmente en aquellos niños que presentan problemas en su desarrollo. Una intervención a tiempo puede evitar las dificultades en un futuro.
Interesados en asistir a la conferencia, llamar al 2220-0361. Entrada Gratis.