Vigilante y policía perecen al luchar con cinco ladrones

Un agente vial y un guardia de seguridad entregaron su vida en el cumplimiento del deber, al enfrentarse a cinco delincuentes que intentaron asaltar una unidad de transporte “rapidito”, que se desplazaba desde la capital hacia la zona sur del país.
Las víctimas son el policía Óscar Armando Gutiérrez García (58), con 28 años de servicio; y Santos Anselmo Lagos Maradiaga (40), quienes viajaban como pasajeros en el bus interurbano que cubre la ruta Tegucigalpa-San Lorenzo, con rumbo a sus hogares.
El hecho se suscitó el sábado a las 7:00 de la noche, en la aldea «Los Limones», municipio de Pespire, Choluteca, cuando los malvivientes se hicieron pasar como pasajeros y luego comenzaron a asaltar a todos los usuarios.
Una vez que los criminales empezaron a despojarlos de todas sus pertenencias, en su intento por auxiliar a las víctimas, el policía Gutiérrez García sacó su pistola para repeler el asalto.
Otro pasajero, de igual manera, sacó un arma que llevaba escondida para ayudar el agente, enfrentándose a tiros contra los malhechores.
Pero en la refriega el policía y la otra persona recibieron varios disparos de arma de fuego que de inmediato les causaron la muerte.
Tras cometer el doble crimen, los maleantes procedieron a despojar de las armas al uniformado y al otro usuario, obligando seguidamente al conductor para que frenara su marcha y así huir con rumbo desconocido.
Una hora después, los cadáveres fueron trasladados a la morgue capitalina, lugar hasta donde llegaron sus cercanos parientes para reclamarlos y darles cristiana sepultura.

PADRES EJEMPLARES

En el predio forense se supo que el agente vial Gutiérrez García tenía 28 años de servicio policial, catalogado como un ejemplar padre de familia que deja a su esposa con cuatro hijos de diferentes edades, todos residentes en la aldea Coraicito de Nacaome, Valle.
Actualmente estaba asignado a la Dirección Nacional de Vialidad y Transporte (DNVT), donde siempre demostró abnegación al servicio, mediante una hoja de trabajo intachable, resaltando sus méritos de atención al ciudadano, según sus superiores.
Con la muerte de Gutiérrez García son cuatro los funcionarios policiales que han ofrendado su vida durante el presente año y en el cumplimiento de su deber policial.
De Santos Anselmo Lagos Maradiaga (40) se supo que actualmente residía en la capital y ayer intentó viajar a San Lorenzo, Valle, para visitar a su familia, con la única intención de entregarles unos cuadernos a sus cinco hijos.
Familiares de Lagos Maradiaga indicaron que actualmente laboraba como guardia de seguridad en una tienda ubicada en los mercados capitalinos.