Complacidos empresarios por decisión del Congreso

El sector privado hondureño se muestra satisfecho con la decisión del Congreso Nacional, que esta semana reformó a favor de los emisores de tarjetas de crédito, anulando la retención indiscriminada del Impuesto sobre Ventas (ISV) por las transacciones en dinero plástico.
El miércoles anterior el Legislativo aprobó la reforma al párrafo sexto del artículo ocho de la Ley del ISV y sus reformas, estableciendo que los emisores u operadores de tarjetas de crédito o débito deben aplicar automáticamente la retención del 10 por ciento de dicho tributo.
El gerente del departamento de Asesoría Legal del Consejo Hondureño de la Empresa Privada (Cohep), Gustavo Solórzano, consideró ayer como acertada la decisión.
“Estoy seguro que el Congreso Nacional ha hecho lo correcto. Desde el 3 de febrero que salimos con un comunicado en atención a un oficio del SAR (Servicio de Administración de Rentas), quedó bien sentada la posición del sector privado”.
Consideró a la vez, que el espíritu de los legisladores siempre estuvo orientado a diferenciar entre lo que estaba gravado y lo exento en cada una de las transacciones.
“Lo recibimos muy bien, pese que siempre queda una retención del 10 por ciento del total del impuesto, lo que equivale 1.5 del 15 por ciento como una medida de control que el mismo Estado ejercerá”.
De tal manera, que para los emisores, afiliados y concesionarios del dinero plástico, todo quedó aclarado, luego de la confusión que se generó luego que el SAR aplicara el contenido del decreto 51-2003 donde se generaba algún espacio para retener la totalidad de los impuestos.
Solórzano ejemplificó, que a partir de la reforma, si una persona hace una compra por diez mil lempiras con tarjeta de crédito y resulta que la mitad está gravada, entonces, el ISV serían 750 lempiras.
Así, el operador de la tarjeta de crédito retendrá el 10 por ciento de los 750, es decir, 75 lempiras, la diferencia regresará al comercio afiliado para que se las arregle con el ente tributario al momento de hacer las liquidaciones mensuales respectivas.
Pero en los casos en que el ISV haya sido pagado anticipadamente, como sucede con las importaciones de algunos bienes, el operador extenderá una constancia por la retención, con lo que el comercio comprobará un crédito fiscal ante el SAR.