Presidente dominicano asegura que no habrá impunidad

SANTO DOMINGO (EFE). El presidente dominicano, Danilo Medina, aseguró en su primer discurso de rendición de cuentas de su segundo mandato que no habrá espacio a la impunidad en el caso de los sobornos pagados por la empresa brasileña Odebrecht, escándalo que ha «levantado la justa indignación» de los dominicanos.
Ante la Asamblea Nacional, Medina afirmó: «no existen vacas sagradas en este Gobierno y ni existirán mientras yo sea el presidente de la República», al tiempo, resaltó las acciones llevadas a cabo por el Ministerio Público y el hecho de que su país será el primero en conocer en mayo las informaciones del Ministerio Público de Brasil.
Al referirse por primera vez al escándalo de la constructora Odebrecht desde que estalló en diciembre pasado, Medina enfatizó que el acuerdo alcanzado entre el Ministerio Público con la trasnacional brasileña no detiene «en absoluto» el proceso de investigación de la Justicia, que deberá llevarse a cabo «caiga quien caiga».
El Ministerio Público llegó a un acuerdo con la constructora brasileña, pendiente de la homologación por parte de un juez, en el que Odebrecht se comprometió a pagar 184 millones de dólares, el doble de la cantidad que admitió haber pagado en sobornos a funcionarios dominicanos para adjudicarse licitaciones de infraestructuras públicas entre 2001 y 2014.
Este acuerdo ha sido cuestionado por la oposición y diversos grupos sociales, que integran el colectivo «Marcha Verde» y que la semana pasada entregaron en la Presidencia dominicana miles de firmas para exigir la creación de una comisión de fiscales independientes que, acompañados por la ONU, investiguen los sobornos pagados por Odebrecht.
Los grupos sociales, que realizaron una multitudinaria marcha el pasado 22 de enero en contra de la corrupción y la impunidad, pidieron a Medina que diera respuesta a sus demandas a más tardar hoy.
El escándalo «ha levantado la justa indignación de tanta gente», reconoció Medina, quien señaló que aunque a muchos les gustaría que la Procuraduría apresure el paso en el proceso de sometimiento, «el apresuramiento en la preparación de expedientes judiciales no es bueno».
En su discurso de rendición de cuentas, que duró más de dos horas, Medina señaló que «en el caso de Odebrecht y cualquier otro, el Ministerio Público, la Procuraduría General de la República y la Justicia, tienen plena potestad para actuar sin ningún tipo de limitaciones; confiamos en que esto continúe caiga quien caiga, hasta las últimas consecuencias».