Malvivientes sacan albañil de su casa para ultimarlo

Nuevamente corrió la sangre en la conflictiva colonia Los Pinos, en Tegucigalpa, cuando varios pandilleros mataron a un albañil, a quien raptaron, causaron torturas y, por último, ejecutaron en un callejón de ese sector capitalino, pese a la presencia militar en la zona.
El ahora occiso es Erick Omar Calderón (30), de quien versiones indican que varios individuos lo sacaron de su propia casa para luego trasladarlo hasta otro sector y dispararle en varias ocasiones, dejándole desfigurado el rostro y tirado en uno de los callejones de ese sector habitacional.
Familiares que llegaron a la morgue a reclamar el cadáver, entre sollozos indicaron que Calderón era una persona que se dedicaba solo a su trabajo de la albañilería sin tener problemas con nadie y por eso se sentían extrañados por qué lo mataron con tanta saña.
Aparentemente, los homicidas son personas que viven en el mismo sector donde le quitaron la vida.
Los dolientes por temor prefirieron trasladar la vela del cuerpo a otro punto de la capital, para luego darle cristiana sepultura.
Esa zona oriental de Tegucigalpa hace un mes fue intervenida con un comando de militares de la Fuerza Nacional de Seguridad Interinstitucional (Fusina), con el objetivo de resguardar a la población en general.