Evo Morales promulga ley para amplíar cultivos de coca

LA PAZ (AFP). Una polémica norma que amplía la superficie de cultivo legal de coca en Bolivia fue promulgada por el presidente Evo Morales, quien busca reelegirse por un cuarto mandato, alentando temores de que una sobreproducción alimente al narcotráfico.
El gobernante boliviano, líder vigente de seis sindicatos de cocaleros del Chapare (centro), desestimó esas críticas y anunció en un acto público el miércoles que con la promulgación de la nueva ley «queremos garantizar coca de por vida», un cultivo ancestral y místico de la población andina.
«Es el momento de enterrar la ley 1008 (vigente desde 1988 e impulsada por Estados Unidos), que buscaba cero de coca en Bolivia», manifestó Morales en su primera aparición pública tras volver de Cuba, donde fue sometido a una evaluación médica.
A la ceremonia de promulgación no asistieron cocaleros del sector los Yungas, descontentos porque consideran que la ley privilegia al Chapare cuya coca, dicen, no sirve para el consumo tradicional.
La nueva norma fue aprobada por el Congreso de mayoría oficialista el 24 de febrero, tras duras exigencias de los aliados cocaleros del presidente. Reconoce un total de 22,000 hectáreas de coca, contra las 12,000 que regían desde 1988.
Así, Bolivia tendrá 14,300 hectáreas de coca en la región de los valles subandinos de los Yungas, donde se siembra desde tiempos precolombinos, y 7,700 en la región de Chapare, centro del país.
Morales llegó al poder en 2006 con un discurso indigenista, nacionalista y anti-estadounidense y revalidó el cargo en dos gestiones consecutivas (2010-1015 y 2015-2020), aspirando ahora a una reforma legal que lo habilite para un cuarto mandato (2020-2025), pues la actual Constitución lo prohíbe.
Entre coca legal y excedente, Bolivia tiene actualmente 20,200 hectáreas de coca, y la nueva frontera legal de cultivos casi coincide con los cultivos existentes. Un estudio del gobierno de 2013, financiado por la Unión Europea, señala que la demanda legal de la coca, para infusión, mascado y rituales religiosos, se satisface con el cultivo de 14,700 hectáreas.
Bolivia es el tercer mayor productor mundial de coca después de Colombia y Perú, países que, a contramano, luchan por disminuir sus cultivos.