Huelgas y protestas contra Donald Trump

WASHINGTON (EFE). Marchas en las calles y paros de empleados en empresas, organizaciones y escuelas marcaron en Estados Unidos el «Día sin mujeres», una protesta convocada para conmemorar el Día Internacional de la Mujer y denunciar los desafíos a los que se enfrentan bajo el Gobierno del presidente Donald Trump.
«Tenemos poder, estamos organizadas, somos la resistencia contra Trump», dijo a Efe una de las organizadoras de la protesta, la directora de cine de origen colombiano Paola Mendoza.
Las organizadoras propusieron a las mujeres de Estados Unidos y del resto del mundo que falten al trabajo, no consuman (a no ser que se trate de comercios pequeños y gestionados por mujeres) y que, si no pueden hacer huelga, vayan vestidas de rojo como muestra de solidaridad.
El objetivo del «Día sin mujeres» es destacar el «enorme» papel que las mujeres juegan en la economía, a pesar de la disparidad salarial entre hombres y mujeres, así como reconocer los problemas actuales de discriminación y el «ataque» a sus derechos reproductivos, según detalló Mendoza.
Con aplausos, vítores y pancartas con mensajes como «seguimos resistiendo» y «aborto, seguro, legal y accesible», miles de mujeres y hombres se abrieron hoy paso entre las calles de las principales ciudades del país, como Nueva York, Chicago, Boston y Washington.
Frente a la Casa Blanca, centenares de personas protestaron contra la llamada «gag rule» (ley mordaza), proclamada en enero por Trump para eliminar las subvenciones que los organismos de Estados Unidos concedían a organizaciones de planificación familiar en países en vías de desarrollo.
«Creo que la salud debe estar entre una mujer y su doctor, el Gobierno no tiene nada que decir ahí. Las mujeres somos el rostro de la resistencia», dijo a Efe Megan Kinney, de 54 años y que hizo hoy huelga en su trabajo como editora de una revista de salud para acudir a la protesta en Washington.
En la marcha de la capital, se pudieron ver gran cantidad de mensajes en referencia a los comentarios denigrantes que salieron a la luz el pasado octubre y que Trump profirió en 2005, cuando presumió de que podía «agarrar por el coño» a las mujeres simplemente porque era un personaje famoso.