Obama no intervino en ‘escuchas telefónicas’

WASHINGTON (EFE). La Casa Blanca aseguró que el presidente de EE UU, Donald Trump, no se refería necesariamente a «escuchas telefónicas» cuando acusó a su predecesor, Barack Obama, de vigilar sus comunicaciones en 2016, en un aparente intento de rebajar el tono a esa denuncia.
El portavoz de la Casa Blanca, Sean Spicer, se refirió durante su conferencia de prensa al tuit de Trump de comienzos de este mes, en el que acusó a Obama de «hacer que se ‘pincharan mis teléfonos’ en la Torre Trump» de Nueva York, donde el magnate vivía y trabajaba durante la campaña electoral de 2016.
Spicer argumentó que Trump no necesariamente se refería a un «pinchazo telefónico» como tal, sino a actividades de «vigilancia» en general.
«El presidente usó las palabras ‘pinchazo telefónico’ con comillas para referirse, de forma amplia, a la vigilancia y otras actividades», indicó Spicer.
Esa explicación contrasta con la que el portavoz dio a la prensa hace una semana, cuando se limitó a indicar que los tuits del presidente acerca de que Obama ordenó pinchar sus teléfonos de la Torre Trump «hablaban por sí solos».
Trump no ha ofrecido pruebas sobre su denuncia, pero sí ha pedido al Congreso investigar esa supuesta vigilancia de Obama, a pesar de que el expresidente ha negado haber ordenado tales actividades.