Colegiala muere en choque de rapidito

Una colegiala murió este martes, luego que el autobús en el que se conducía chocara con otro y posteriormente se volcara en el desvío a la aldea El Ciprés de Santa Cruz de Yojoa, Cortés.
Minutos antes de las 7:00 de la mañana, Joselline Abigail Zúniga López (16) abordó la unidad de transporte en la aldea Las Flores, pues se dirigía hacia su colegio que funciona en el centro de Santa Cruz.
Sin embargo, cuando el vehículo se desplazaba por el desvío a El Ciprés, impactó contra otra unidad y debido al fuerte choque se volcó.
Como consecuencia del accidente, Zúniga López, que viajaba en la parte frontal del rapidito, resultó gravemente lesionada, por lo que fue auxiliada por personas que transitaban en sus carros por ese sitio.
Sus parientes, que inmediatamente fueron avisados, se desplazaron al lugar para trasladar a la adolescente a un centro asistencial.
La menor era llevada en un carro particular hacia un hospital de San Pedro Sula, pero en el trayecto fue auxiliada por personal del Cuerpo de Bomberos, cuyos elementos la pasaron a la ambulancia y seguir con el desplazamiento.
Pese al esfuerzo por salvarle la vida, Zúniga López murió al solo entrar a la “Capital Industrial”, debido a las lesiones considerables que presentaba.
Familiares de la infortunada, dijeron que se desplazaba hacia el colegio donde estudiaba el primer año de bachillerato en ciencias y humanidades, pero nunca imaginaron que tras salir de su casa sería la última vez que la verían con vida.
 OTRO ATROPELLADO
Además, en la colonia Ramón Villeda Morales de San Pedro Sula, un hombre murió arrollado por un bus, cuando se desplazaba a comprar baleadas.
Guadalupe Rivera Sabillón (50) salió de su casa a bordo de una bicicleta, pero a dos cuadras fue embestido por un autobús.
De acuerdo al conductor de la unidad de transporte, a la orilla de la calle estaba estacionado un camión repartidor de pan y al tratar de esquivarlo se hizo a la izquierda, sin percatarse que Rivera Sabillón iba en su “bici”.
El ciclista cayó sobre el pavimento, pero cuando algunas personas trataron de auxiliarlo, se percataron que ya había muerto.
Familiares del ahora occiso manifestaron que por razones de salud no laboraba y que al momento de ser atropellado se desplazaba a comprar unas baleadas para desayunar.