Policía salva dos “pepenadores” de perecer “encostalados”

En una pronta reacción de agentes de la Policía Nacional, lograron liberar a dos menores de edad que estaban a punto de ser “encostalados” por unos pandilleros, tras ser raptados del crematorio municipal de Tegucigalpa.

La acción de rescate sucedió la madrugada de este martes, cuando unos integrantes de la Mara Salvatrucha (MS-13) llegaron al depósito de basura, logrando raptar a dos jóvenes que supuestamente se ganan la vida como recolectores de desechos plásticos.

Los raptores se presentaron ante los “pepenadores” como policías de investigación y asignados al sector, quienes de inmediato redujeron a la impotencia a las víctimas y luego los trasladaron a pie por las inmediaciones del vertedero, con rumbo a la circunvecina colonia Nuevo Tiempo, norte de Comayagüela.

Tras el rapto, varias personas lograron alertar a policías asignados a la Unidad Metropolitana de Prevención 2 (Umep-2), ubicada en el sector del barrio Belén de Comayagüela.

VIVOS DE MILAGRO

Los uniformados, tras la denuncia, se desplazaron hasta la zona, procediendo a realizar diversas intervenciones policiales y fue así como lograron liberar sanos y salvos a los jóvenes, de quienes se omite su identidad por motivos de seguridad.

Uno de los menores recibió varios golpes en el pecho con unos fusiles de asalto tipo AK-47.

Pero antes de la liberación, los “mareros” al ver la presencia policial comenzaron a atacar a varios uniformados que se encontraban apostados en un retén, registrándose un intenso cruce de balas entre agentes y malvivientes.

Según información recabada en el lugar de los hechos, ante la presencia policial y por temor a ser capturados por las fuerzas del orden, los raptores decidieron liberar a los dos jóvenes frente al predio donde funciona el botadero municipal.

Ambos raptados presentaban una serie de golpes y estaban en estado de “shock”, al darse cuenta que iban a ser torturados hasta la muerte, porque sus captores los consideran integrantes de la pandilla 18.

Luego de ser rescatados, ambos jóvenes fueron trasladados al Hospital Escuela Universitario (HEU), para ser evaluados por los golpes sufridos durante eran raptados por hombres encapuchados, portando chalecos antibalas y armados con fusiles AK-47.

Actualmente, especialistas en investigación ejecutan operaciones en la zona a fin de identificar y dar con el paradero de los sospechosos de ese hecho delictivo que, según las primeras pesquisas, se trata de miembros activos de la MS-13.