Pandillero “El Sute” confiesa: “le dimos vuelta a un viejo”

Un cabecilla de la pandilla 18  capturado el pasado jueves y que estaba reclutando a varios campesinos para conformar una “clica” o banda, entre los pobladores de un montañoso sector de Comayagua, declaró ayer viernes haber matado a un hombre por problemas entre ambos.

Se trata de José Daniel Roque Cano (25), conocido como “El Sute” o “El Indio”, miembro activo de la pandilla 18, aunque en un primer momento quiso negar que milita en esa asociación ilícita.

Al interior de unas celdas de la Jefatura Departamental Policial de Comayagua, Roque Cano fue abordado por varios periodistas, quienes le preguntaron si era integrante de esa estructura criminal, explicando en primer lugar que “no, porque habíamos echado el c… al monte o al charral”.

Pero cuando se le preguntó, por qué andaba unos tatuajes con tres números 6 en la cabeza, alusivos a la pandilla en mención, “El Sute” dijo que se los había hecho por pura “pinta o alucine, como dicen por allí”.

Además, tiene una cruz en la frente, la cual dijo haberse dibujado como señal que “somos devotos a la religión y creemos en las cosas buenas de Dios”. Pero el nombre del “diablo” que andaba dibujado en el pecho, dijo que se lo hizo por puro “vacile”.

“CONSEJOS DE JEFES”

Al repreguntarle si era integrante activo de la pandilla 18, con duda contestó que “sí soy miembro, porque uno está para que los jefes lo orienten a uno y lo que uno hace es oír consejos de los jefes” de determinada pandilla. Cuando se le consultó por qué lo detuvo la Policía Nacional, dijo que no sabía, porque “yo en el barrio que vivo no le he hecho daño a nadie, de seguro fue que me agarraron por problemas de otros camaradas”.

Por último se le consultó si había asesinado a alguien en su vida, contestando que “sí, uno hay que hablar la neta: un día le dimos vuelta a un viejo porque él tenía pedos con nosotros”.

Luego contestó que fue detenido en su aldea de origen, El Sute, donde “estaba haciendo mi finquita, una finca”, repetía mientras miraba varias plantas de marihuana decomisadas por los agentes policiales, en el sector donde residía.

A “El Sute” se le consultó si es verdad que es asaltante de carros repartidores, con otros cómplices, contestando tajantemente que “la neta, ahorita y últimamente no hemos asaltado, pero ya días y años atrás sí asaltamos a unos carros”.

Roque Cano fue capturado el jueves anterior en un operativo policial ejecutado en la aldea El Sute, zona montañosa del departamento de Comayagua. Junto al tatuado con marcas de la 18 se detuvo a cuatro jóvenes campesinos, con quienes supuestamente había formado una banda criminal dedicada a cometer delitos de homicidio, tráfico de drogas, robo a personas, carros repartidores, camiones y negocios.

La acción policial de captura fue llevada a cabo por la Dirección Policial de Investigaciones (DPI), Policía Preventiva y un grupo de elementos del Comando Especial de Operaciones “Cobras”.

A “El Sute” y sus cómplices les decomisaron varias armas de fuego, entre ellas potentes fusiles.