Oposición desafía al gobierno de Maduro

CARACAS (AFP). La puja entre la oposición y el gobierno de Nicolás Maduro cobró fuerza el lunes con decenas de miles de personas en las calles de Venezuela, tras 52 días de violentas protestas, disturbios y enfrentamientos que dejan 49 muertos, casi todos jóvenes.

Un chaparrón de gases lacrimógenos impidió avanzar a más de 20,000 opositores -según cálculos de AFP- y miembros de la Federación Médica Venezolana (FMV), que salieron a protestar por la «catastrófica» situación de los hospitales ante la falta de insumos, equipamiento y medicamentos.

«¿Si tengo miedo? Da más miedo seguir viviendo», se quejó Raúl, de 64 años, un médico general.

«La salud es un desastre. Estamos en el peor estado de los últimos 30 años», dijo a la AFP Fernando Gudayol, un cirujano de 50 años.

Un joven de 19 años murió el lunes, herido por bala, según la fiscalía, durante fuertes disturbios en el pueblo Los Pozones, en Barinas (oeste), estado natal del fallecido presidente Hugo Chávez, durante protestas contra Maduro.

Manifestantes quemaron la casa del partido de gobierno e incendiaron una patrulla de la Policía regional, constató una periodista de la AFP.

La oposición debe redoblar su apuesta en las calles pese a la violencia y a una vida cotidiana que puede ser insoportable, con colas interminables para conseguir alimentos o el tránsito paralizado por barricadas, marchas o protestas.

«Puede perder su momentum. Es difícil mantener el ritmo de esta ola de protestas. La gente tiene que trabajar, estudiar, comer y vivir su vida.

Necesita elaborar una estrategia de cómo puede capitalizar este movimiento», advirtió a la AFP David Smilde, asesor principal de WOLA (Washington Office on Latin America), especializado en Venezuela.