Recomiendan invertir para energizar 1.3 millones de personas

En Honduras existen alrededor de 1.6 millones de personas sin acceso a la energía eléctrica expusieron expertos en Tegucigalpa durante un foro regional donde se analizó el panorama del sector energético y los retos que se presentan en cobertura.

El experto en energía del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), Carlos Jácome expuso que “necesita el país mejorar en eso. Es uno de los principales desafíos; Honduras tiene una cobertura eléctrica del 81 por ciento y necesita incrementar los valores”.

“El 81 por ciento quiere decir que cuatro de cada cinco familias tiene energía y una estaría faltando. Se habla de cerca de un millón seiscientos mil habitantes que no tendrían electricidad de acuerdo al censo”. Para reducir este número recomiendan hacer “inversiones en la distribución, transmisión y acceso a la electricidad”.

El ministro de la Secretaría de Recursos Naturales, Minas y Ambiente (MiAmbiente), José Antonio Galdámez, considera que una de las opciones es construir mini centrales hídricas que generen energía en pueblos alejados del sistema eléctrico. “Se tienen que hacer soluciones aisladas como con paneles solares, con eólicas”.

Recordó además, que el país adquirió el compromiso de llevar energía a toda la población al 2030, pero “no es fácil hacerlo, porque los sistemas de interconexión están en las zonas urbanas, pero en las áreas urbanas no llega la energía”.

AVANCES

Durante el foro “Mejores prácticas en programas de acceso”, patrocinado por el BID, se planteó también la posibilidad de implementar proyectos de energía comunitarios para reducir la brecha.

En lo doméstico, los expositores valoraron la creación de un ente regulador, pasar a MiAmbiente la planificación estratégica y el rescate de la Empresa Nacional de Energía Eléctrica (ENEE).

Pero enfatizaron en que el rescate de la ENEE es una situación compleja y no se soluciona únicamente elevando las tarifas, pues se requiere un análisis multisectorial.

Al elevar las tarifas el país perdería más competitividad, pero que a nivel regional Honduras tiene los costos residenciales más bajos, además, que la reducción de pérdidas podría tardar más de siete años.

Pero a la par se deben reducir los costos de generación renovable, en vista que la tecnología ha bajado en los últimos años, pero Honduras paga los precios más altos por generación limpia en comparación con los países vecinos. (JB)