Disminuyen ingresos a la morgue capitalina

Las muertes violentas disminuyeron considerablemente durante el último fin de semana, al grado que en la capital y sus alrededores no se reportó ningún levantamiento cadavérico en vía pública durante más de 48 horas.

El último deceso registrado y levantado por personal forense sería el de Seidy Melissa Rodríguez de 18 años de edad, cuyo cadáver fue encontrado mutilado y metido en unas bolsas plásticas, tiradas a la orilla de la carretera que comunica la capital con el municipio de Valle de Ángeles, cerca de la colonia El Sitio de Tegucigalpa.

Entre viernes, sábado y domingo a la morgue capitalina siguieron ingresando cuerpos, trasladados desde centros médicos y de otras regiones del centro, sur y oriente del país.

Para el caso, ayer ingresó el cuerpo de Christopher Antonio Gómez de 14 años, quien murió de manera accidental, días después de ingresar al Materno Infantil de Tegucigalpa.

De igual manera, desde el Hospital Escuela a la morgue capitalina fueron trasladados los restos de un desconocido de unos 30 a 35 años, de igual forma el de Alberto Munguía Alvarenga (38) y de Marvin Rolando Valle Raudales.

Del hospital de especialidades del Instituto Hondureño de Seguridad Social ingresó el cuerpo de Ana Gerardina Rivera Aguilar, quien murió de manera hasta el momento indeterminada.

El último féretro levantado en la vía pública fue el de Gregorio Pérez (66), quien falleció al ser atropellado en la carretera Panamericana, a la altura de la comunidad de El Tizatillo, luego de haber disfrutado de una velada en la feria patronal de San Buenaventura, Francisco Morazán.

Otra persona levantada de la vía pública es la de un desconocido 35 y 40 años, quien murió de manera indeterminada en una calle y cerca del desvío a la zona de El Country, Comayagüela.

El sábado anterior y en horas de la tarde fueron recogidos los restos de Héctor Eduardo Obando Mejía 24, muerto en la carretera que de la capital conduce a Olancho, cerca de la aldea El Guanábano y de Omar Alberto Espinosa Murguía (29), quien murió de forma natural en una casa de la colonia Campo Cielo de Comayagüela.

De otras ciudades fueron traslados los restos de Henry Noé Benítez Montesinos, desde Comayagua y de un desconocido, traído desde la ciudad de La Esperanza, departamento de Intibucá.