Advierte Leticia Salomón: Propuesta estudiantil traerá de nuevo a los reformistas

La directora de Investigación Científica y Posgrados de la Universidad Nacional Autónoma de Honduras (UNAH), Leticia Salomón, advirtió este miércoles que la propuesta de ley del Movimiento Estudiantil Universitario (MEU), traerá de nuevo a los que usurparon el presupuesto de la institución.

Los estandartes presentaron ayer en el Congreso Nacional un proyecto de Ley para conformar un gobierno provisional en la UNAH, mientras exigen la salida de la rectora, Julieta Castellanos y su equipo rectoral.

Al respecto Salomón en un escrito de reflexión sobre el tema, manifestó que “¡vaya papel de los estudiantes universitarios!: entregar su movimiento a los viejos y desprestigiados actores de la contrarreforma preparando condiciones para que sus “representantes” puedan llegar a gobernar la UNAH, bajando el índice de excelencia académica de 80 por ciento a 70 por ciento, para que entren los que no lo tienen”.

Agregó que si esos sectores del oscurantismo llegan a presidir el gobierno universitario en condición de “presidente” y dispuestos a llegar, tijera en mano, a desmontar el proceso de reforma y a disponer a discreción del presupuesto universitario en tiempos de elecciones cuyas obras espléndidas despertaron su voracidad y el de políticos del pasado con los que supuestamente compartirán el disfrute del poder ilusorio que se han imaginado.

“Ahí van los defensores de la autonomía universitaria al Congreso, con un desconocimiento total de las condiciones del juego político y queriendo obviar que el Congreso Nacional está controlado por el Partido Nacional, el mismo que señalan como responsable de todos los males de la reforma universitaria”, señaló la también socióloga.

La reforma propició la conformación de un sector reformista caracterizado por su diversidad política e ideológica y aquí radica esencialmente su fortaleza, lo que ha propiciado un cuestionamiento constante de los sectores desplazados por la misma que reclamaron siempre un mayor posicionamiento de la universidad a favor o en contra de uno u otro partido político, añorando de forma encubierta la vieja tradición de las autoridades universitarias de evidenciarse como liberales o nacionalistas.

Al no identificar claramente a la conducción de la reforma universitaria con sus parámetros tradicionales, optaron por la descalificación fácil y finalmente por la asociación con el partido de gobierno, señalando públicamente: ¡son nacionalistas!

El “fuera JOH” y “fuera Julieta” se han evidenciado como una cortina de humo para intentar asaltar el poder asociado a la reforma universitaria e instalar una verdadera CONTRARREFORMA EN LA UNAH.

Las personas vienen y se van, cumplen sus ciclos y marcan con resultados su gestión; en cambio, los procesos son permanentes, sujetos a cambios y a mejora, a corrección de forma y fondo, y a replanteamiento de su estrategia… Por ello, si los intereses reales de los estudiantes se relacionan con la universidad, se pueden resolver dentro de la universidad; si sus intereses son los intereses de los sectores de la contrarreforma, el Congreso es su destino pero también será su final.