Ciudades santuario perjudican la seguridad ciudadana

WASHINGTON (AP). Inmerso en una guerra sin cuartel contra la población indocumentada, el fiscal general, Jeff Sessions, viajó el viernes a Filadelfia (Pensilvania) con un mensaje contundente: ciudades “santuario” como esta perjudican la seguridad ciudadana porque dan refugio a “criminales”.

En un discurso de 20 minutos, Sessions repitió su conocida crítica de que las autoridades locales que establecen ciudades “santuario”, como en Filadelfia, le hacen un flaco favor a sus comunidades.

“Le urjo a la ciudad de Filadelfia y a toda ciudad santuario que reevalúen el daño que le están haciendo a sus residentes”, enfatizó.

Sessions se refirió a la negativa de algunas jurisdicciones en el país de cooperar con el gobierno federal en tareas de Inmigración, en particular para entregar a pandilleros y demás criminales extranjeros a las autoridades migratorias.

“A esas políticas con frecuencia se les llama políticas de santuario – subrayó- pero no le están dando santuario a ciudadanos que obedecen las leyes en nuestras comunidades, sino a los criminales”.

El fiscal general argumentó que políticas como las de “santuario” no solo “atan” las manos de la Policía frente a la delincuencia sino que ponen en riesgo a los ciudadanos y a la propia Policía.

“Si vamos a frenar el aumento de los crímenes violentos, tenemos que trabajar juntos”, argumentó Sessions, quien abordó también asuntos como el combate a la pandilla “MS-13”, la crisis del abuso de opiáceos y recetas médicas fraudulentas.