Panteoneros de la pandilla 18 tras las rejas

Los supuestos panteoneros clandestinos de la aldea El Lolo, al norte del Distrito Central, fueron presentados este lunes ante un juez de Letras de lo Penal Sección Judicial de Tegucigalpa en audiencia inicial, acusados por varios delitos, entre ellos portación ilegal de armas y municiones de uso prohibido, asociación ilícita, uso de indumentaria de uso exclusivo de la Policía Nacional y facilitación de medios de transporte para el tráfico ilícito de estupefacientes.

La Fiscalía sostiene en su requerimiento fiscal que Joel Alfredo Ávila (23) y Allan Stive Dibert García (36) forman parte de la pandilla 18 que opera en la capital, en el entierro de cuerpos desmembrados en la aldea El Lolo, donde han encontrado cadáveres semisepultados y, además, sembrando el terror y distribuyendo drogas en perjuicio de la seguridad y la salud pública.

Los hechos se registraron el 18 de julio de 2017, a las 10:00 de la mañana, cuando la Policía recibió información mediante un informante anónimo sobre que en la aldea El Lolo existe un cementerio clandestino.

Se trata de hombres que supuestamente pertenecen a la pandilla 18 y que en ese sector se dedicaban a actividades ilícitas, como asesinatos, extorsión, venta y distribución de drogas.

Agentes policiales se desplazaron al lugar indicado y cuando se aproximaban, los investigadores observaron un carro tipo taxi 3148, de forma que los ocupantes al percatarse de la presencia policial frenaron bruscamente.

Uno de los sospechosos logró salir del carro y huyó con rumbo desconocido y al momento del registro les encontraron en el baúl piochas, palas, prendas de vestir con manchas rojas, una pipa para fumar marihuana y se les dio detención a los ahora sindicados y el otro resultó que es menor de edad. La autoridad judicial ordenó la remisión de ambos detenidos al Centro Penitenciario Nacional de Támara, Distrito Central.