Proponen otro acuerdo al FMI

En diciembre de este año termina el acuerdo Stand By entre el gobierno hondureño y el Fondo Monetario Internacional (FMI). Desde meses atrás, el gabinete económico viene pensando en proponerle otro programa al organismo multilateral.

A mediados de año, el FMI aplicó la primera fase de la quinta revisión del acuerdo y emitió notas positivas sobre el desempeño y reformas económicas e institucionales, quedando pendientes temas como la recuperación financiera de la estatal eléctrica.

Para mediados del próximo, el gobierno espera a los emisarios del organismo que llegarán a terminar de aplicar el sexto y último examen del acuerdo económico, que concluye el 3 de diciembre.

Las expectativas es cumplir con todo, explicó el presidente del Banco Central de Honduras (BCH), Manuel de Jesús Bautista, al enfatizar que será necesario otro programa económico que permitirá prolongar la estabilización macroeconómica.

A título personal, Bautista comentó que “el país requiere por lo menos de otro acuerdo con el Fondo para sentar las bases y que el país tenga una sostenibilidad completa en el largo plazo”.

“Creo que es bien importante que las nuevas autoridades de gobierno que lleguen en enero del próximo año piensen en negociar un nuevo acuerdo”. Precisó que otro programa permitiría acceder a más préstamos de los fondos multilaterales de crédito.

De no haber más acuerdo, planteó que es obligación de todos los gobiernos mantener la disciplina fiscal, “pero es importante que tenemos una mejor perspectiva y que poseemos unas finanzas sanas”. En un segundo acuerdo consecutivo, refirió que las “prioridades serían seguir creciendo más”.

Por otra parte, comentó que se alista una reforma a la Ley del Banco Central, que permitiría mayor independencia frente al Poder Ejecutivo, además de argumentar que durante la presente administración presidencial ha existido respeto por las decisiones del Directorio.

La independencia del organismo rector de la política crediticia y cambiaria es unos de los compromisos que se han postergado en el presente programa económico con el FMI, junto a la recuperación de la Empresa Nacional de Energía Eléctrica.

En términos generales, el FMI pide a los países miembros mayor control inflacionario y que el valor de la moneda sea determinado por la oferta y la demanda, mediante la creación de un mercado interbancario de divisas.