Indicadores de los EE UU activa metas en Honduras

La mejora que registra Estados Unidos, tanto en sus indicadores de empleo, como de crecimiento impulsan las expectativas de manera positiva en la economía hondureña, según representantes del Gabinete Económico.

El presidente del Banco Central de Honduras (BCH) Manuel de Jesús Bautista, destacó algunas cifras positivas del país norteamericano, en especial la tasa de desempleo que ha bajado al 4.4 por ciento.

“La tasa de desempleo general es la más baja de la últimas décadas, tenían añales de no llegar a un 4 por ciento desde 2009 cuando fue de 12 por ciento en el contexto de la  crisis financiera”, expuso Bautista.

Otro punto importante, según ese análisis, se centra en el desempleo latino en la unión americana que cayó hasta el 4.8 por ciento en junio desde el 5.2 por ciento registrado en mayo, a su nivel más bajo desde mayo de 2016.

En medio de ese panorama, la economía de Estados Unidos está creciendo en 2.1 por ciento y se crean hasta 200 mil empleos por mes.

“Significa que la pujanza de la actividad económica en Estados Unido es bastante fuerte y no podrían deshacerse de la mano de obra que le es importante” expuso el ex presidente de los economistas de Honduras.

Ese comportamiento ya se refleja en la entrada de remesas familiares al país, que a la fecha ascienden a 2 mil 500 millones de dólares, pero la meta es percibir unos 4 mil 200 millones de dólares al cierre de 2017.

La economía hondureña en los primeros meses de 2017 ha mostrado tasas de crecimiento superiores a las observadas en similares períodos de 2016. Este mejor desempeño respecto a lo esperado en el Programa Monetario 2017/18 ha estado impulsado por el dinamismo en las actividades de industria manufacturera; intermediación financiera; agricultura, ganadería, silvicultura y pesca; y comunicaciones.

Por el enfoque del gasto, este comportamiento fue resultado del aumento en el consumo privado, las exportaciones de bienes y la inversión pública. Dado lo anterior, se prevé un mayor rango de crecimiento económico ubicándolo entre 3.7 por ciento y 4.1 por ciento (anteriormente 3.4%  y 3.7%).